Cuentos como churros

Cada día, un cuento recién hecho (cerramos festivos)
cuento corto

Vista cansada

escrito por Sr.Churrero / ingrediente de Delma Álvarez

–La casa ya estaba así cuando llegamos, señora. María, mi mujer, fue quien gritó. Fue la primera en entrar. Yo creí que estaba bromeando pero cuando levanté la vista y vi aquella montaña de libros, cajas, ropa, periódicos, latas de comida y plumas de oca en mitad del pasillo creí que nos habíamos equivocado de casa. Enseguida me di cuenta de que el único que estaba equivocado era yo cuando vi nuestra funda del edredón colgando inerte de las aspas del ventilador. Tardé unos segundos en responder a los sollozos de María, que tiraba del codo de mi jersey con la tristeza de quien no sabe por dónde empezar. Y eso hicimos. María me animó con una caricia y sin soltarse del codo de mi jersey me siguió por el pasillo. Avanzamos tanteando las paredes para no tropezar con los estantes de lo que fue nuestra librería, los cristales rotos de algunos cuadros y los añicos de la vajilla buena. Nuestras pisadas no nos dejaron oír lo que vimos después. De espaldas a nosotros, encontramos a mi padre en el salón peleándose con el tapizado del sofá. Con una mano lo rasgaba con el pelador de patatas y con la otra sacaba el relleno hasta dejarlo hueco. Cuando acabó con ese se abalanzó sobre el siguiente. Mi padre no ve bien y no me vio cuando intenté arrebatarle el pelador. Y así fue como me corté. Mi padre no pretendía hacerme daño, señora. Deje que nos lo llevemos a casa y nos ocupemos nosotros. Son cosas de familia.

–Pero yo necesito rellenar un atestado, caballero.

–Escriba que, mientras limpiaba, se me resbaló de las manos un bote de cristal que mi padre guardaba con el perfume que solía utilizar mi madre. Y me corté con los cristales. Y escriba también que mi padre necesita gafas.

 

Sobre el ingrediente

Os presentamos a Delma, la flamante ganadora del concurso de fotografía de nuestro hermano Cuentos para el andén. Sospechamos que Delma es extremeña o, por lo menos, vive en Extremadura. De lo que estamos seguros es de que hace unas fotazas que dan para ración de churros y puede que porras. Muchas gracias por venir un día más a desayunar. Con o sin gafas.

5 Comments

  1. Ángeles |

    Ooooooooh…. escriba también que un cariño como este no cabe en un informe de atestados.

    Jooooo…

    Desayuno con diamantes:))

    Responder
  2. Angela |

    Muy buenas tardes churreros!!! Geniaaaal el cuento de hoy, dan ganas de merendar dos veces, porque vuestros churros saben siempre fenomenal 😀

    Responder

Échale azúcar a este churro