Cuentos como churros

Cada día, un cuento recién hecho (cerramos festivos)
pretérito imperfecto

Una galaxia en mitad del páramo

escrito por Sr.Churrero / ingrediente de Pilar Bergés

El hombre marchaba con hombros lacios hacia la laguna. Con la mirada a ras de suelo, sus pies se encapricharon de las piedrecitas del camino. Las pateaba con la fuerza de un niño bajito. Por cada imagen que exprimían sus recuerdos, daba un puntapié certero del que luego brotaba una nubecita de polvo, una galaxia en mitad del páramo.

El hombre marchaba solo, como cada domingo, sosteniendo sobre el hombro una larga caña. En una bolsa de plástico blanca guardaba una merienda para él y otra para las truchas. Aquel paseo lo había recorrido cientos de veces. Aparcaba el coche en la cuneta de un camino de tierra, frente a una alambrada de espinos con un boquete por el que se colaba los días de fiesta.

En aquellos días se adentraba entre los matorrales, se sumergía en la laguna y esperaba descalzo a las truchas. Cuando el sol amenazaba con perderse tras las hojas, el hombre recogía su bolsa y su caña y regresaba a casa y a la mujer que la habitaba.

Pero un día la mujer murió y ya no la encontró más al regresar. Ni bajo las faldillas de la mesa, ni bajo los pliegues de su bata, ni bajo una toalla húmeda después del baño. Creyó el hombre que, después de muerta, notaría su ausencia en todas partes excepto en aquel páramo que tantas veces recorrió a solas. Se equivocó.

La pérdida le pisaba los talones como si fueran truchas devorando el extremo de su caña. Cada piedrecita del camino le recordaba a un libro abierto sobre el pecho de la mujer dormida, a una manzana con yogur, a una pastilla para la tensión. Y entonces volvió la mirada atrás y vio a la mujer. Aún no había muerto, pensó. Y pensó también que tenía razón, que, de alguna manera, ella siempre estuvo en todas partes.

 

Sobre el ingrediente

¡Hola, qué taaaaaaaaal! ¿Estáis todos ahí? Seguro que sí. ¿Qué? ¿A que no ha sido ningún drama que ayer no hubiera churro? Ay, si nos hubiérais visto, ¡no paramos! Un churrero por fin tuvo tiempo de ir a la peluquería, otro de pagar la hipoteca de la churrería y el resto les esperamos con un vermú a la solana. Que eso, que muchas gracias por la acogida que nos disteis el lunes y que sois muy guays y que Pilar Bergés inaugura nueva etapa con esta foto de su novio y que ya veréis qué sorpresa se lleva cuando se vea ilustrando cuento y año churrero. ¡Nos vemos el viernes, majos!

Y si queréis leer algo realmente hermoso y puntiagudo y devastador, asomaos a este texto de Fernando Savater. Madre mía.

21 Comments

  1. Lucía |

    Que casualidad… Ayer tuve tiempo para mi… Y ¿sabéis qué?
    ¡Hasta seme hizo raro!
    Felicidades x dar ese paso y bajar el ritmo, ¡valientes!
    Gracias x el churro de hoy, me ha encantado desayunarmelo en la cama, aun con legañas… ¡me ha sabido buenisimo!
    Buen día a todo el mundo!

    Responder
  2. Kasirucita |

    Te amo sin saber cómo, ni cuándo, ni de dónde.
    Te amo directamente, sin problemas ni orgullo:
    así te amo porque no sé amar de otra manera,
    sino así de este modo EN QUE NO SOY NI ERES,
    tan cerca que tu mano sobre mi pecho es mia,
    tan cerca que se cierran tus ojos con mi sueño.
    Te amo, como se aman ciertas cosas oscuras,
    secretamente entre la sombra y el alma.
    [Pablo Neruda]

    Responder
  3. Olga |

    El churro fantástico! Y Neruda …sino así de este modo EN QUE NO SOY NI ERES. Gracias churreros!

    Responder
  4. Angela |

    Muy buenos días churreros!! Fantásticoo el cuento de hoy,y que foto tan preciosaaaa, lo de Fernando Savater, que casualidad, me lo enseñó el otro día mi marido,que texto tan maravilloso, y que pena da, no poder saborear la vida como antes, y que esta te de igual, Savater tendría que leer vuestro cuento, seguro que le animaba 😀

    Responder
    • Sr.Churrero |

      Creo que lo de Savater nos lo enseñó a todos alguien que nos quiere. Un abrazo, bonita!

      Responder
  5. Estela |

    Ay, Savater, Neruda y nuestros churreros…
    Ay, ese calor, esos sonidos, esos olores… Tierra, sol, seco, agua…
    Ay esa soledad que no quiero imaginar…
    Pero, sobre todo… ay el amor…

    Responder
  6. CONNERY |

    Buenos días. ¡Que magnífica influencia en el churro de hoy! Noto al churrer@ un mucho melancólico, quizás por lo largo del fin de semana. Lo de Savater es grandioso, ni siquiera yo, en mis mejores momentos hubiera estado tan sensible y tan lúcido. Apenas recuerdo lo de “agitado, no movido”, ¿o era al revés?

    Responder
  7. Santiago (77 años) |

    El relato muy bueno, escritura muy sosegada.
    Respira melancolía (no encontrar gusto ni diversión en nada)
    Me habéis dejado con un “punto” de tristeza.
    Ya sabéis aquello de: “la soledad es muy hermosa… cuando se tiene a alguien a quien decírselo” (Becquer)
    Adelante “churreros”. Muchas gracias

    Responder
  8. Ángeles |

    Oooooh! Aplauso y ovación Sr Churrero x esta receta.
    Voy a vuestra recomendación:)))

    Los Churros están riquísimos y no tienen fecha en el calendario, Ea!! 🙂

    Responder
  9. Chemari |

    Ains, si es que vayas donde vayas, la pérdida siempre termina formando parte de ti.

    Veo la apuesta de Savater y Neruda, y subo con “Viaje a Agartha”, una peli de animación japonesa sobre el duelo y la pérdida de los seres queridos que es una auténtica pasada…

    Responder

Échale azúcar a este churro