Cuentos como churros

Cada día, un cuento recién hecho (cerramos festivos)
Miriam saldaña pelícano soñar pájaro playa

Soñó que era un pelícano

escrito por Sr.Churrero / ingrediente de Miriam Saldaña

Anoche la muchacha soñó que era un pelícano. Recorría la playa entera a vista de pájaro. Atravesaba el dibujo de las olas junto con otros pelícanos, desde la línea de los naranjos hasta el azul oscuro mar adentro. Esta mañana temprano ha salido de casa sin despedirse del gato ni de sus abuelos. Ha ascendido con decisión por el camino del mirador hasta llegar a lo más alto. Se ha sentado en el pretil, con las piernas hacia afuera en el borde mismo de la nada. Y ahora está ahí, con los nubarrones en el cielo y el viento agitándole el flequillo, la inmensidad del océano invitándola a saltar, a lanzarse a la escollera, a extender sus alas enormes y volar como los pelícanos de su sueño.

El verano pasado soñó que era un ovillo de lana y se pasó las vacaciones metida en casa. No hizo amigas. No cogió color. Ella sola todo el día con sus abuelos, aburrida, rodando por las baldosas del pasillo para capricho del gato.

Pero este año ha soñado que era un pelícano. Por eso ahora está ahí, sentada en el pretil, en el borde mismo de la nada. No sabe dónde duermen los pelícanos. Ni cómo pueden tragarse los pescados sin masticar. Solo sabe que vuelan en compañía, unos detrás de otros formando una punta de flecha. Por eso vigila el cielo oscuro de tormenta sobre su cabeza. Los ojos tan abiertos que las ráfagas de viento la hacen llorar. Espera la bandada de pelícanos con sus picos de la compra, sus alas enormes. Y entonces sí, cuando los vea llegar por el horizonte, saltará, se dejará caer sobre las rocas, planeará por la escollera para unirse a ellos, y sus abuelos la verán en el cielo y dirán mira, ahí va nuestra nieta con sus amigos los pelícanos camino de algún lugar.

 

Sobre el ingrediente

Hay imágenes que te dejan colgado de un gancho. Y la de Miriam Saldaña es de esas. Miras la foto y te preguntas qué puñetas pensará esa muchacha, qué rondará por su cabeza. Luego se te cruza un pelícano por la calle y ya está amasado el churro.
A Miriam Saldaña le gusta observar y pasar desapercibida. Por eso os pedimos en voz baja, casi en un susurro, que entréis a su galería de fotos. Está llena de pequeños detalles que da gusto mirar. Shhhh, pasad sin hacer ruido, no sea que Miriam se eche a volar.

13 Comments

  1. Kasirucita |

    vuelvo en mi justo antes de morir
    esta vez creía que no iba a volver
    es así
    era tan artificial
    esta vez fue tan evidente el final
    hoy entiendo todo
    ahora se volver
    y vuelvo en mi
    es por mi, nunca es por los demás
    esta vez todo avanzando hacia el final
    hoy entiendo todo
    se que vuelvo en mi
    vuelvo en mi
    [Vuelvo en mi -Pájaro Jack]

    Responder
    • Sr.Churrero |

      Qué sería de esta churrería sin la banda sonora de Kasirucita.
      Qué sería de los churros sin el color de su música.
      Gracias, amiga!

      Responder
  2. Angela |

    Muy buenos días churreros!! Preciosoo el cuento de hoy, hay que ver los caprichos que tiene la niña, me da a mi, que después de esta, ya no va a querer ser otra cosa 😉

    Responder
  3. Gonzalo |

    Me ha encantado el cuento. Quién no ha querido volar cuando está al borde de un acantilado, para saber qué se siente. Tengo suerte porque he volado en ala delta y lo se. Claro, no es comparable con el vuelo de un pájaro, pero se parece.
    Probablemente la chica de la foto descansa después de correr hasta ahí arriba o está lamentándose de que se acabe el verano, porque quizá no sea una foto reciente y está sin mangas.
    Que suerte amigo churrero, que se te crucen pelícanos y así te llegue la inspiración.
    Yo he visto poquitos y no por estos lares.

    Responder
    • Sr.Churrero |

      Mil gracias por tu comentario, Gonzalo.
      Y totalmente de acuerdo contigo: cada foto de Miriam Saldaña es un cuento en si misma!

      Responder
  4. Chemari |

    Señores que pedazo de foto…

    Y que pedazo de final!!!

    Carnecita de pelícano se me ha quedado!

    Que puestos a elegir, mejor pelicano que ovillo no???

    Responder
  5. Estela |

    Con un poco de suerte hoy no pasan los pelícanos por esa playa… y mañana sueña con alguna otra cosa. ¡Porque hay que ver qué intensa es esta chica!

    Responder

Échale azúcar a este churro