Cuentos como churros

Cada día, un cuento recién hecho (cerramos festivos)
teo vazquez fotografia

Siempre llega la noche

escrito por Sr.Churrero / ingrediente de Teo Vázquez

La noche más oscura les amenaza en la habitación de un motel de carretera. Fuera, el viento ladra. Avanza, da media vuelta, brinca, derrapa, se zambulle y gira arriba y abajo, a derecha e izquierda, en diagonal, zigzaguea y regresa. Nadie puede salvarse del viento, aunque uno se agazape tras las paredes, aunque tras las paredes, uno se agazape bajo las mantas, aunque bajo las mantas, uno se agazape bajo el pecho del otro.

Él y ella se aprietan los cuerpos con las manos, con los brazos y con los codos, sordos por el gritar del viento que se ha vuelto tornado. El viento se lo lleva todo, dice él. Los goznes de las puertas se retuercen y la luz de las velas sobrevive a duras penas. Ella sabe que, si la luz se apaga, la noche más oscura les engullirá y ya no habrá por qué temer al viento.

Todo era luz caliente hasta hace unas horas, cuando decidieron parar a descansar. El viaje había sido intenso, a ratos exagerado. Sin embargo, él y ella sabían que la noche llegaría. Se habían esforzado por despistarla, avanzaron, brincaron, se zambulleron, giraron arriba y abajo, de derecha a izquierda, y regresaron una y otra vez. Pero nunca contaron con el viento, que ahora asoma rabioso por las ventanas rotas, se sumerge bajo las mantas, lame las caras, separa los pechos y apaga las velas, buscando el viento también, en él y en ella, su compañía para huir de la noche, la más oscura.

 

Sobre el ingrediente

Todo en esta vida se acaba, pero eso no significa que sea el final.

Teo Vázquez nació en el mejor lugar del mundo mundial: Cádiz. Y eligió dedicarse a nuestra profesión favorita: la fotografía. Las fotos que hace son la forma que ha elegido para explicar su mundo (y el tuyo). Por eso, dice, las ama y las odia. Podéis ver a qué se refiere en el vídeo de presentación de su web. Gracias por dejarnos jugar contigo, Teo (¡y por acompañarnos el otro día al aeropuerto!). Nos vemos en tu tierra, en cualquiera de ellas.

8 Comments

  1. Kasirucita |

    Aire, soñé por un momento que era aire,
    oxígeno, nitrógeno y argón
    sin forma definida ni color
    fui aire volador.
    […]
    se me inflaron los vapores,
    me convertí en huracán,
    di unas tres o cuatro vueltas y a la quinta me cansé,
    este cuarto es muy pequeño para las cosas que sueño…
    (Aire -Mecano-)
    Gracias por seguir haciendonos soñar con estos desayunos 🙂

    Responder
  2. Angela |

    Muy buenos días churreros!! estupendoo el cuento de hoy, a Teo Vázquez ya lo conocía, es un artista de la fotografía, me encanta la manera que tiene de convertir lo cotidiano en extraordinario 🙂

    Responder
  3. Chemari |

    Rápido y veloz como el viento, sí.

    Pero el viento siempre llega, y cuando llega no hay quien lo pare.

    Solo queda abrazarse bien fuerte, y esperar a que pase la tormenta… y vuelva a salir el sol.

    Responder

Échale azúcar a este churro