Cuentos como churros

Cada día, un cuento recién hecho (cerramos festivos)
princesa

La pena de ser un sapo

escrito por Sr.Churrero / ingrediente de Ibán Muga

La pena de ser un sapo y no un príncipe es la perspectiva. Porque antes, acuérdate, era tan alto como tú, y solo me fijaba en tus labios y en tus ojos y en si te habías puesto o no tu corona de princesa. Pero eso era antes, claro, cuando éramos felices y todo nos sucedía a la misma a altura, sobre el mismo plano horizontal. Ahora, en cambio, desde aquí abajo, y con mis ojos saltones de sapo, he visto algunos detalles que de otra manera me hubiera sido imposible, como esos pelillos rubios que te salen de la nariz. Por eso digo que la pena de ser un sapo es la perspectiva. Porque tú, tan gigante y hermosa, no puedes comprender que por muchos besos que me des, nunca más volveré a ser tu príncipe.

 

Sobre el ingrediente

Ya nadie cree en los cuentos de princesas, y mucho menos en los sapos que se convierten en príncipes. Por eso nos apetecía rendirles homenaje. Esta vez hemos contado con la estimable colaboración de un bilbaíno, Ibán Muga, que nos envió a la churrería esta rana/sapo/príncipe. Ibán es licenciado en Biología y fotógrafo en sus ratos libres y, según confiesa, más de churros que de porras. Además es piscis y tiene un piso y un Peugeot, que ahí es nada. Dice, también, que se fija en las manos y en las clavículas y que no soporta a la gente que no usa los intermitentes. Toma, y nosotros tampoco. Aquí os dejamos su galería de Instagram , su Portfolio y su Flickr para empezar el viernes con la mejor perspectiva posible. Egunon y buenos días.

7 Comments

  1. Kasirucita |

    En los cuentos infantiles las princesas besan a los sapos
    que se transforman en príncipes.
    En la vida real, las princesas besan a los príncipes
    que se transforman en sapos
    [Paulo Coelho]

    Responder
  2. Kasirucita |

    … y para poner la nota musical al viernes, La Canción del Espantapájaros de 091:

    Principitos que antes fueron sapos
    y princesitas que al besarlas despertaron.
    No hay cuento de hadas sin milagro,
    pero aún sigo esperando
    que llege el tiempo de mi reencarnación.
    —–
    ¡¡NO DEJEMOS DE BESARNOS!!
    ¡¡FELIZ FIN DE SEMANA!!

    Responder
  3. Angela |

    Muy buenos días churreros!!! Geniaaaal el cuento de hoy, me sumo al comentario de Kasirucita,no dejemos de besarnos, deberíamos hacerlo mas a menudo, aunque nos quedemos como sapos 😉

    Responder
  4. Salamandra |

    Al fin y al cabo, los sapos son anuros. Que pregunten a sus primas salamandras urodelas del poder de transformación de los besos.

    Responder
  5. Pilar |

    Yo creo q ese príncipe simplón paso a ser batracio por méritos propios.
    Ni te molestes princesa.

    Responder
  6. Chemari |

    Igual si el sapo salta muy fuerte consigue ponerse de nuevo a la altura de los ojos de su princesa.

    Porque los sapos saltan, verdad?

    Responder

Échale azúcar a este churro