Cuentos como churros

Cada día, un cuento recién hecho (cerramos festivos)
Babysitter

Resiliencia

escrito por Sr.Churrero / ingrediente de Paco de los Monteros

Un vehículo oscuro circula despacio por la calle arbolada. Ilumina con sus faros la noche y la misma calle, salpicada de fincas y palacetes. Aparca junto a la última casa. De él descienden, entre risas, los dos ocupantes. Son los señores, que vuelven de la recepción. Ríe ella, impecable dentro de un escotado vestido azul. Ríe él, con abrigo inglés y sombrero. Avanzan por el jardín, bajo la pérgola, sorteando el parterre y la piscina de verano. Ella tantea dentro del bolso hasta que encuentra el manojo de llaves. Tintinea su mano camino de la cerradura. Abre la puerta de la casa y, postrada sobre el parqué, les recibe la muchacha. Llora, balbucea. De tanto llorar cuesta entender lo que dice.

—El niño ha muerto, se ahogó en la cena con un hueso de pollo. Yo estaba acostando a la niña. Ni siquiera me enteré.

Los señores se enfadan, le gritan fuerte, la zarandean por el pasillo. Dicen cosas terribles, brutales insultos. La llaman majadera, la llaman inútil y también estúpida. La mujer le lanza desde el aire un salivazo empapado en rabia. El hombre la patea duro, sin contemplaciones. Pero al poco se les pasa. Acuerdan con la muchacha que regrese el próximo viernes, a la hora de siempre, porque tienen otra fiesta.

 

Sobre el ingrediente

Últimamente oímos en todas partes esa palabra difícil: resiliencia. Dice el diccionario de la RAE que la resiliencia es la capacidad de adaptación de un ser vivo frente a una situación adversa. Toda una cualidad. Quizá la pareja protagonista del churro de hoy lleva esa cualidad demasiado lejos. Tampoco hay que pasarse.
Para pasada, la foto que inspira nuestro churro de martes. Una mujer desnuda emerge de un suelo de parqué. El genial autor de esta fantasía es Paco de los Monteros. Paco fotografía desde México una inquietante mezcla de cuerpos, plantas y flores. Él se define como perfeccionista obstinado. Y nosotros, desde la churrería, bendecimos tanta obstinación.

17 Comments

  1. Kasirucita |

    La Resilencia: “Capacidad del ser humano para hacer frente a las adversidades de la vida, superarlas y ser transformado positivamente por ellas”…POSITIVAMENTE!!!!
    Nada, no lo veo; esto es más: “Primero son mis dientes que mis parientes”

    Responder
      • Kasirucita |

        siiiiii… bien pensado… una buena fiesta da mucho positivismo 🙂
        Como dijo Darwin: “no es la especie más fuerte la que sobrevive, ni la más inteligente, si no la que mejor responde al cambio”

        Responder
  2. Angela |

    Muy buenos días churreros!! Geniaaaal el cuento de hoy,estoy con vosotros,los protagonistas lo han llevado demasiado lejos 😉

    Responder
  3. Rudolf |

    Jajaja. Me parto. Me habéis dado un golpetazo con ese par de padres pijos cabrones. Porque aquí en esta web se puede decir cabrones, ¿no?

    Responder
  4. Chemari |

    No me vuelvo a comer un Ferrero Rocher en la vida… Se pueden decir marcas comerciales, verdad??

    Sobre resiliencia, leeros a Cyrulnik o Barudy. “Los patitos feos”, por ejemplo.

    Responder
    • Sr.Churrero |

      Santiago, lo confesamos. No es resiliencia. Es superficialidad, es egoísmo. Es todo lo que ni nosotros, los churreros, ni vosotros, la amable clientela, querríamos ser jamás. Gracias por vivir nuestros churros con tanta intensidad. Sigue viniendo. Te esperamos mañana.

      Responder

Échale azúcar a este churro