Cuentos como churros

Cada día, un cuento recién hecho (cerramos festivos)
sinsabores

Platónico

escrito por Sr.Churrero / ingrediente de Mercedes Postigo Bretón

Cuando veo a Maricarmen soy puro sesgo. Ni atribuyo ni encarezco. No enhebro. Maricarmen sabrosa me acapara la membrana. Si no fuera porque se ahueca en banda. Igual no le refluye la sangre como a un surtidor, pienso yo, igual no le cantan los mirlos. A saber. Yo me empeño y me despeño. Flechado. Así estabilizo la espera: Carnicería Maricarmen, buenas y santas, me adentro, acuso el gesto, me acodo en el postrador, cuarto y mitad de ninfa de lomo, le digo. Maricarmen sangrienta se absorta, banaliza la comanda, el cuchillo le urge, entonces, ¡zas!, amputa la molla, ¡zas!, rompe, ¡zas!, rasga la comisura, y luego desgaja, amasa, tersa. Y solo de verla así, tan cruda y tan perdida, me ruge la entraña por dentro. Porque yo abogo de Maricarmen hasta decir casta o canasta o Pamplona, pero no me arrojo de decirle que me arrugue un poco la carcasa, que por lo que más revientes, Maricarmen, tú sabes que yo te oxitocino, ¿verdad?, le digo, y ella obstruye el gesto, o achica la mueca, o tornasoles a medias, entonces yo le enumero las gaviotas y ella que no, o le espeto floripondios y ella que no, o le enfatizo la figura y ella que no, que no y que no, que ya mañana si eso me suple la pestaña, me dice. Y claro, luego arrímate tú a la enjundia de todos los días, a esa disyunta ausente, porque yo sufragio en un sin vivir, así de llanto, ni remanso las digestiones ni ocho cuartos, cavilo Maricármenes a todas horas, a todas luces, Maricármenes que me atribuyen, pero sin verdad ni tacto. Y oye, lo que son las musas, de tanto cavilar y cavilar, a media noche me interpreto aberrando el nombre de Maricarmen a grita voz, y claro, mi esposa, la pobre mía Lourdes, harta de mis constancias y sinsabores, me mide el reflejo con la alpargata, que no es burbuja ni suena a esponja. Luego amanece lo de siempre, llanto viene, tanto da, so zócalo, me dice, turbio, adepto. Total, que me embadurna la estampa hasta que el sol penumbra el alba.

 

Sobre el ingrediente

Ay, los amores platónicos, qué haríamos sin ellos. La imagen de hoy nos la trae Mercedes Postigo Bretón, y se trata de un retrato realizado por la pintora surrealista Maya Deren. Mercedes tomó la fotografía en un museo de París, porque allí es donde vive. Dice que viaja para vencer la timidez y que cuando llegó a París había tanta niebla que ahora no encuentra la salida. Sí, claro, la niebla. Para saber más sobre Mercedes pueden visitar su blog literario o bien entrar en el facebook del blog, o bien pueden viajar a París y pasearse por los museos hasta que la encuentren de pura casualidad. Cosas mas raras se han visto. Pasen un buen día (a pesar de todo).

18 Comments

  1. Kasirucita |

    ¡ay!
    “ni contigo ni sin tí tienen mis males remedio…” por mucha alpargata voladora que nos intenta devolver a la realidad

    Responder
  2. Angela |

    Muy buenos días churreros!!! Fantásticoo el cuento de hoy, yo también me perdería por París, con o sin niebla 😉

    Responder
  3. Estela |

    Muy divertido este amor loco, que trastorna el habla, el pensamiento y el sentimiento.
    ¡Buenos días sonriendo!

    Responder
  4. Chemari |

    Y por Maricarmen vuelo, sin resuello ni consuelo, y me estrello contra el suelo. Pero luego me rebelo, y otra vez levanto el vuelo.

    Ains, ya que nos ponemos platónicos, estaría bien que un día ampliarais la plantilla… os imaginais???

    Responder
    • Sr.Churrero |

      Eso no será una canción de paquirrin… y lo de la plantilla nos lo imaginamos, claro que sí… Como no.

      Responder
  5. Salamandra |

    Hoy habéis dado en mi clavo, genial. Este churro cual criatura regurgida y rescatada de la olla pringosa y llena del exprimido acebuche, tiene una argamasa digna de la que emplearon los pretéritos hijos de la gran Loba.
    ¡Hasta me contagio!
    Desayunando uno de estos hay que comer platoúnico. :))

    Responder
  6. Sofia Wazosky |

    No me puede gustar mas la mezcla de amor poetico-carnico!! Enhorabuena a quien ha amasado hoy con tanta pasion y tanto mimo. Le sigo la pista desde Shanghai 🙂

    Responder
  7. Mercedes Postigo |

    Chicos, sigo perdida, la niebla no levanta… Y Paris me tiene atrapada.
    Este churro os ha salido magistral… Tiene un exquisito manejo del vocabulario, la trama está desarrollada muy a lo “Juan Rulfo”… Qué maestría…. “Ni atribuyo ni encarezco” genial afirmación….”Hasta que el sol penumbra el alba”.. Pura poesía.
    Gracias por este bello cuento…

    Responder
    • Sr.Churrero |

      Gracias a ti, Mercedes, por tan suculento ingrediente. Un Abrazo enharinado se abre paso entre la niebla parisina.

      Responder

Échale azúcar a este churro