Cuentos como churros

Cada día, un cuento recién hecho (cerramos festivos)
paja cósmica

La vida es paja

escrito por Sr.Churrero / ingrediente de Ángela (nuestra Ángela)

Una mañana cualquiera, en una ciudad cualquiera, una señora anónima se dirige al ayuntamiento. Al parecer tiene que pagar una multa por algo que hizo, o por algo que no hizo. No lo tiene muy claro. La carta que le han enviado no se entiende bien, demasiados tecnicismos, demasiada tinta. En otras palabras: demasiada paja.

Porque la paja, bajo sus múltiples formas y colores, da sentido a nuestra existencia. El disgusto que lleva la señora, el vestido estampado, sus mechas de color caoba son paja. Los viernes por la noche frente al televisor, las amigas de pilates, los pendientes que le regaló su marido en el último aniversario, también son paja. Ella los retiene en el joyero para las ocasiones improbables, pero siguen siendo paja. Los primos segundos, el tiempo que hará mañana, el qué me pongo hoy: paja, paja y más paja. La mayor parte de los días que vive esta señora anónima son como el relleno de un cojín, trocitos de gomaespuma. Piensen un momento en eso. Piensen en la paja.

La paja ocupa casi todo el espacio. La visión del cielo en una noche serena es paja cósmica. Porque la paja es infinita, y tan necesaria como esas páginas huecas que engordan las novelas, esas páginas que aportan empaque a la lectura, profundidad, llámenlo como quieran. Llámenlo paja. Nuestra esencia es pequeña y perdurable, sólida y circular, como el ojo de un osito de peluche, como un botón de nácar oculto entre la paja. Esto es algo que se olvida. Por eso, esta mañana, la señora anónima ha salido de casa con prisa, dice que tiene mil cosas que hacer. Mil cosas nada más y nada menos. Pero todo es paja, paja multiplicada por mil. Porque si ella fuera capaz de discernir, se daría cuenta de que, al final, solo hay tres o cuatro fechas marcadas en rojo, tres o cuatro nombres imposibles de olvidar, tres o cuatro cosas importantes.

Es triste admitirlo pero nos hemos acostumbrado. La paja estaba antes que nosotros y no sabemos diferenciarla del resto. No obstante, de vez en cuando, se hace visible de una manera clara e inequívoca, como está a punto de comprobar la señora anónima que lleva ya dos horas esperando en el ayuntamiento. Cuando le llega el turno nadie le aclara nada sobre lo que dice la carta. Le informan, eso sí, de que tiene que pagar la multa lo antes posible. Entonces la señora anónima va y le acerca una cerilla al funcionario de turno, que arde estupendamente porque también es de paja. Al rato llegan los bomberos acompañados de la policía. Los agentes le explican a la señora anónima que se le acusa de infringir el artículo 33 que prohíbe quemar funcionarios de turno y se la llevan detenida, y blablablá porque los acontecimientos que siguen son del todo irrelevantes, paja en prosa, más de lo mismo, un etcétera tras otro, bolitas de corchopán. Lo que viene siendo paja, paja y más paja.

 

Sobre el ingrediente

La foto que ha inspirado el churro de hoy es de una de nuestras clientas habituales, y cuando digo habituales quiero decir más queridas. Ella se llama Ángela y le encanta leer y la fotografía y pasear por la playa. Pero lo que nos tiene completamente atónitos es su habitual entrega, sus palabras de aliento que siempre están ahí, como los anuncios, como la paja que colma nuestras vidas. Cada mañana la tenemos en la puerta, esperando a que levantemos la persiana para entrar en la churrería y desayunar con nosotros. Así que ya era hora de cocinarle un churro y darle las gracias. Por cierto, para ver más fotografías de Ángela podéis pinchar aquí y aquí. Pinchen sin miedo, carajo, y "abríguensen", que diría un bávaro.

24 Comments

  1. Estela |

    Ohhhhhhh, la foto bonita de hoy es de Ángela!!! Oleeeeeeeeee!! A Ángela la conozco… Me la encuentro en la churrería los días que llego temprano y es tan positiva que me encanta desayunar con ella también.
    Y el churro, además de mucha paja, tiene mucha miga. Miga de la vida. Paja del día a día.

    Responder
  2. Angela |

    Muy buenos días churreros!!! Millones de gracias por este fantásticoooo cuento, me habéis alegrado este jueves ventoso y frío, gracias también a mi querida Pilar que fué la que nos presentó y a Estela que es una asidua de la churreria. Aplausos, aplausos y aplausos 😀

    Responder
    • Pilar |

      Me encanta el cuento, de paja nada!! Por fin! Ya estaban tardando en escribirte un cuento, y no será porque tus fotos son paja, porque de paja nada!!! Me alegro mucho Angela! Enhorabuena a todos, un gusto pasarse por la churrería siempre, hoy más!!

      Responder
  3. Ana Santamaría |

    Buenos días,
    Qué foto más buena y qué relato tan bien calzado. Ay que ver qué bien le sienta tanta paja a esa foto. Me ha encantado el churro y ese homenaje a la clientela, que eso siempre está bien. Hala, a circular que el día comienza muy movido.

    Responder
    • Ana Santamaría |

      Muy buenas las fotos, Ángela. Te habrá costado elegir una. Seguro que leeremos algún churro más con ingredientes caseros…;)

      Responder
  4. paca |

    Me ha encantado el churro de hoy. Un buen relato salvaje. Preciosas las fotografías de Ángela. Habrá que hacer una hoguera, a ver si calentamos el día. Besos, que también calientan.

    Responder
  5. Silva Vallejo |

    Acabo de encantarme con la historia de la amistad de Estela, Angela y Pilar, digna de contarla eso consiguió tanta paja, ya voló mi imaginación.

    Responder
  6. Lau Reen |

    Creo que ya está dentro de mis favoritos.
    Además de “Twiter”, se me ocurre que podría haber un “Cuentwiter”, en en el que pudiéramos también votar y difundir más así nuestros cuentos trending topic.
    Necesitamos más cuentos para vivir mejor.
    Enhorabuena churreros!!

    Responder
  7. Chemari |

    Y entre tanta paja, a veces te encuentras en la vida con agujas como Ángela, que le dan sentido a proyectos tan enormes como este.

    Felicidades a Angela por su foto, y a los churreros… nah, por lo mismo de siempre!

    P.D.: Habeis pensado reutilizar ese titulo para un churro sobre un chaval de 15 años? Ahí os lo dejo (si no, reventaba )

    Responder
  8. Pilar C. |

    Que churro tan profundo, me encantó, y me hizo reflexionar (no tengo tan claro que eso me guste, es que la paja está tan blandita, tan calentita… Esperemos que nadie me prenda fuego). Veo a Cortázar por todas partes. Enhorabuena!

    Responder
  9. Sr.Churrero |

    Y esto es lo que pasa cuando dejamos sola la churrería. Gracias, Ángela, y a los demás también por cuidar de ella. Sois un público estupendo.

    Responder

Échale azúcar a este churro