Cuentos como churros

Cada día, un cuento recién hecho (cerramos festivos)

Así funciona nuestra churrería

Churros frescos

Principe azul o microondas_Lucía Alonso

Príncipe azul o microondas

Hoy el novio de Azucena ha pasado a buscarla en helicóptero a la salida del trabajo. ¡Qué cara han puesto sus compañeros de oficina! Suspiros, exclamaciones, dedos que señalan, envidias que encienden las mejillas, bocas boquiabiertas. A Azucena las aspas del helicóptero le han revuelto el pelo y le han revoloteado la falda. El novio ha dejado el aparato suspendido en el aire, a solo medio metro de la acera. […]Leer churro

enesima

A la enésima va la vencida

Es sábado por la mañana y Eugenio Maroto encara el madrugón a golpe de mantra, entonando el consabido om de “eme” infinita y vibrante, muy bien, Eugenio, respira, interioriza, que vibre, que vibre, después, en ayunas, conduce con la radio apagada camino de las afueras y en diez minutos llega Eugenio a la arboleda de siempre, la que está junto a la playa, aparca ahí mismo, con decisión, sin darle […]Leer churro

Ana Verdeja

Magia

¿Qué hace una maga ante unas gradas vacías? ¿Qué hace cuando nadie mira desde el otro lado del escenario? ¿Qué hace al salir a escena, ni una entrada vendida, tras las palabras cabizbajas del presentador, cuando intuye un silencio hueco al otro lado de la frontera que dibujan los focos? ¿Qué puede hacer cuando, de pie sobre la lona, recuerda las largas horas de práctica, los trucos fallidos, los dolores de […]Leer churro

Miriam saldaña pelícano soñar pájaro playa

Soñó que era un pelícano

Anoche la muchacha soñó que era un pelícano. Recorría la playa entera a vista de pájaro. Atravesaba el dibujo de las olas junto con otros pelícanos, desde la línea de los naranjos hasta el azul oscuro mar adentro. Esta mañana temprano ha salido de casa sin despedirse del gato ni de sus abuelos. Ha ascendido con decisión por el camino del mirador hasta llegar a lo más alto. Se ha […]Leer churro

cn-fotoconcurso1redux

Pasajero acostumbrado

Matías Caneja Vargas es un hombre de costumbres. Toma todos los días, de lunes a viernes, el tren de las 7:38 a Palma. Lleva lectura, la novela de turno, y un café americano servido en vaso de plástico que compra cada mañana en la cantina de la estación. También lleva música en los oídos. Matías se enchufa a los temas italianos de siempre, tres o cuatro canciones que él va […]Leer churro

pretérito imperfecto

Una galaxia en mitad del páramo

El hombre marchaba con hombros lacios hacia la laguna. Con la mirada a ras de suelo, sus pies se encapricharon de las piedrecitas del camino. Las pateaba con la fuerza de un niño bajito. Por cada imagen que exprimían sus recuerdos, daba un puntapié certero del que luego brotaba una nubecita de polvo, una galaxia en mitad del páramo. El hombre marchaba solo, como cada domingo, sosteniendo sobre el hombro una […]Leer churro

libertad-churrera

Libertad, coño, libertad

Queridos lectores: Lo que viene a continuación es un fiel relato de lo vivido en la Churrería los últimos meses. Por favor, léanlo en voz baja, con un murmullo de iglesia, con pena, con recogimiento. Gracias. El veinte de noviembre del año pasado uno de los churreros amagó con quitarse la vida. Empleó uno de los cuchillos del obrador. Para nosotros fue un duro golpe. Por suerte, el churrero fracasó. […]Leer churro

lklklkl

¿Es perjudicial después de todo mi vecino?

¿Hasta cuándo voy a tener que aguantarlo? ¿Es que este hombre no tiene otra cosa mejor que hacer? ¿Y por qué a veces se lleva la mano a la oreja como si hablara con alguien por un pinganillo? ¿Acaso no tiene una esposa? ¿No es cierto que tiene un hijo que parece un oso? ¿Por qué no se queda en casa acariciándole el lomo en vez de seguirme a todas […]Leer churro

20161206_lais L

Un cuento sobre gatos

Nuestro gato Lustro no se acostumbra al nuevo apartamento en la ciudad. Se esconde detrás del retrete, maúlla sin parar. Mario y yo nos miramos con el corazón en un puño y luego le miramos a él, sentados los dos en el borde de la bañera, en un equilibrio ridículo. Casi no cabemos los dos juntos, nuestras caderas se estorban. No lo decimos pero los dos pensamos en lo feliz […]Leer churro

Isabel Delgado Trompetista trompeta jazz músicos ritmo turno contrabajo batería

El turno del trompetista

En la sala de jazz suenan los últimos acordes del contrabajo. La banda aguarda, escucha la finura del compañero, sigue el ritmo y cabecea al unísono como si un hilo de bramante uniera las caderas de cada miembro del grupo. Le basta un gesto al trompetista para comunicar a sus compañeros que, después de Richard, entra él. Todo bien. El trompetista imagina las notas del contrabajo mezcladas con las suyas […]Leer churro