Cuentos como churros

Cada día, un cuento recién hecho (cerramos festivos)

Así funciona nuestra churrería

Churros frescos

cuento novios

Novios

Mi novio me dice que tengo los pies demasiado grandes, que los nudillos de mis manos son demasiado gruesos, que mis cejas son demasiado finas, que los lunares de mi cara están muy lejos de mis labios, que mis dientes están demasiado torcidos, que mi voz es demasiado grave, que mis lágrimas son demasiado saladas. Ha contado, mi novio, hasta siete estrías nuevas, justo debajo de mis nalgas. Yo le […]Leer churro

20170611_Vaidotas_3

Boris

A Boris Prigoda-Karpetinov lo que de verdad le gusta es el café con leche en taza grande. Calentito, aromatizado con una barra de canela. Se afana en buscar canela de la mejor calidad. Acude al mercado temprano. Dice esta y luego se desdice y elige aquella. Las sopesa, las huele, las lame. El vendedor que lleva el puesto de especias y variantes se desespera, pero no osa quejarse. Cómo iba […]Leer churro

Arriba, mas arriba_Lele Saa

Arriba, más arriba

El abuelo se murió y la abuela aprendió a volar. Eso es lo que pasó. ¿Tuvo algo que ver una cosa con la otra? Imposible asegurarlo con certeza. Es verdad que el abuelo tenía sus defectos, eso lo pensamos todos, pero sarna con gusto no pica, eso decía siempre la tía Cecilia. Lo único que podemos hacer nosotros es atar cabos sueltos, malmeter, tirar de algún recuerdo borroso: una tetera […]Leer churro

Espectaculo_LazaroVentura

Espectáculo

El payaso triste ha terminado su función. Las últimas notas de su trombón se deshacen sobre el escenario. Ha sido tan hermoso, tan inesperado, tan nudo en el estómago. Arrastrando sus zapatones, el payaso triste recoge los restos que ha dejado su espectáculo. Las dieciséis pelotas de malabarismo, la flor que escupe agua, la jirafa hecha con globos, esa pistola con el cartelito de BANG, el largo pañuelo que nunca […]Leer churro

Todo irá bien, cariño

Cuando mi mujer y yo volvemos de cenar del restaurante, lo encontramos de nuevo en el parque, apoyado en la misma farola. A medida que nos acercamos, él esconde su rostro tras el cuello de la gabardina, sus ojos quedan ocultos bajo el ala del sombrero. Parece una especie de mafioso, una sombra sospechosa en mitad de la noche. Mi mujer me agarra la mano, noto cómo acelera el paso: […]Leer churro

irene_hidalgo_pequeño

El señor (I)

I En la casa hay un silencio grueso. Es como si la arboleda que rodea la casa ahogara los sonidos del interior igual que la oscuridad de la noche se traga la luz débil de las lámparas y los candelabros que se filtra por las ventanas. Sin embargo, si se presta atención, se comprende que en realidad no hay nada en esa casa que haga ruido. Ni unos pasos en […]Leer churro

Libertades cruzadas

Piragüismo

Una brisa agradable recorre las aguas tranquilas de la ría. Hace un día perfecto para disfrutar de la competición. El público aguarda alborozado sobre el Puente Viejo. El juez levanta la mano y, por fin, resuena en el valle el pistoletazo de salida que da comienzo a la carrera. Los piragüistas hunden al unísono sus palas en el agua. Las proas se impulsan, cogen ritmo, dibujan estelas puntiagudas sobre el […]Leer churro

elena-gomez-de-valcarcel

Lucas, el tigre

Lucas, el tigre, tiene el pelo largo y suave como los albornoces de los hoteles caros. Lucas no caza gacelas. Tampoco ruge a los turistas que le apuntan con sus prismáticos. Sus garras no son afiladas y cuando enseña sus colmillos, su boca parece un cucurucho de palomitas blancas. No es un tigre como los demás, Lucas, y eso le entristece. Lucas tiene por vecinas a unas leonas a las […]Leer churro

20150118_Rocío González_manos de piedra

Un cuento gótico

Era un día despejado de mitad de abril, un día tan luminoso como lo son solo aquellos que vienen precedidos por una noche de lluvia. El señor Allister, ajeno a la llegada del buen tiempo, llamaba la atención por su indumentaria. Parecía el padrino en una boda: traje oscuro y sombrero, zapatos negros con hebilla de metal a un lado. Llevaba, debajo del brazo, el periódico del día abierto por la […]Leer churro

Ya se vera_Juan Carlos Carnerero

Ya se verá

No corre ni miaja de viento. Y aún así, el padre coge al niño y lo levanta bien alto. Al fondo, el sol se pone en el mar y todo adopta un color como de yema de huevo. El momento es perfecto. El padre sostiene al niño y dice: —Vuela. Eso le dice el padre al niño. Y lo eleva tan alto como dan de sí sus brazos. El niño, […]Leer churro