Cuentos como churros

Cada día, un cuento recién hecho (cerramos festivos)
cuesta moyano librería librero libros viejos runners

Marcelo

escrito por Sr.Churrero / ingrediente de Rodrigo Roher

A Marcelo Morenés Garrido, librero de viejo de la Cuesta Moyano, el cuerpo se le desmorona como se le desmoronan todas esas novelas de tercera y cuarta, las enciclopedias, los tomos ilustrados para lectores menudos, las recetas de cocina por fascículos, los breviarios de misa con vidas de santos, los pechos recortados y la muerte en la cruz.

No ha tenido un solo cliente que compre en la última semana. Mirones, muchos. Gente que pregunta por el mero hecho de preguntar, también. Saben que Marcelo, cuando no está desmoronado y dormido, es un librero de una pieza que atesora todas las respuestas. Pero es que últimamente ya ni preguntan. Pasan en chándal por delante de la caseta tras trotar por el Retiro. Acarician los lomos de los libros como si en vez de libros fueran mujercitas de esas que no tienen nada que decir, mujercitas de actitud ligera que se dejan palpar una nalga sin hacer un aspaviento.

A Marcelo Morenés Garrido el estado de las cosas le provoca hastío. Es algo que dice cada mañana.

−La gente ya no lee. El estado de las cosas me provoca mucho hastío.

Alguna vez ha pensado en traspasarle su puesto de lecturas variadas en la Cuesta Moyano al primero que muestre interés. O dárselo en prenda a quien pregunte, sin que medie alquiler a cambio. Fantasea con la idea de marcharse a algún pueblo de interior a ver pastar las ovejas. Dice que las ovejas rumiando el aprisco resultan mucho más interesantes que esa tribu de gentes que bajan la cuesta sudorosas, enfundadas en mallas de licra de tono fosforescente. Se quedan los corredores ahí hablando, a la sombra de la caseta. Programan el próximo “entreno”. Ellos dicen “entreno”, para abreviar. Y, mientras tanto, acarician los lomos de los libros de Marcelo como si tal cosa, como si estuvieran allí para eso. Para ser sobados, magreados. Los pobres libros.

 

Sobre el ingrediente

Rodrigo Roher contactó con nosotros antes de irse de vacaciones a Sri Lanka y nos mandó esta foto estupenda de librero abrumado echándose una siesta a unos pasos del Retiro, en Madrid. Las fotos de Rodrigo son así, hermosas composiciones que él sabe titular como nadie. Para conocer su galería, sus fotos de Madrid y también las de algún destino exótico, pasaos por su perfil de instagram. Ojalá os guste.

14 Comments

  1. Mari Carmen |

    Buenos días. Acabo de leer el cuento del churrero y me apena lo que le pasa a Marcelo, pero debe variar la temática de sus libros. Las recetas de cocina por fascículos y los breviarios de misa, hace mucho tiempo que no tienen interés para el común de los mortales. La posible clientela que pasa por delante de su caseta, según cuenta, es muy distinta de la que le pudiera interesar la temática de los libros de los que dispone, y desde luego, le tienen que ver con otra actitud ante sus libros. Y eso a pesar de ser un librero que atesora mucha sabiduría.
    AMIGOS, NO OS DURMAIS.

    Responder
    • Sr.Churrero |

      A lo mejor Marcelo cerró los ojos un segundito para que le hicieran la foto y nosotros pudiéramos hacer este churro. O a lo mejor sigue durmiendo como un bendito desde entonces… Pase lo que pase, nosotros no nos dormiremos 😉 Gracias por leer a Marcelo, Mari Carmen! Si le vemos, le daremos tu mensaje 🙂

      Responder
    • Sr.Churrero |

      ¡Muchas gracias, Pilar! ¡Nos alegra que te guste! (Nos comentan que Marcelo por fin se ha despertado y está tan contento…)

      Responder
  2. el carterista camuflado en tu vagón |

    Que chula la historia y que modo tan sutil de meter caña (con estilo eso si) a esos corredores que han tomado al asalto nuestros parques tranquilos. Mucha fuerza, Marcelo.

    Responder
    • Sr.Churrero |

      ¡Qué bien que te haya gustado el primer churro de la segunda temporada! Con tan buena acogida, seguro que hemos conseguido despertar a Marcelo 😉

      Responder
  3. Chemari |

    A mi siempre me han dado pena los puestos de libros en los pueblos.

    Tengo la teoría, además de que el puesto es siempre el mismo y que los libros están pegados a los mostradores. Si no, no me explico como, sea en Almería o en La Coruña, en 1998 o en 2013, siempre están los mismos libros… y casi en el mismo orden. Hay alguien que sepa el movil de Iker Jiménez?

    Responder
    • Sr.Churrero |

      Jajajaja! Chemari, tienes toda la razón: siempre son los mismos libros… Y seguramente haya un Marcelo en cada puesto. Un abrazo, amigo!

      Responder
    • Sr.Churrero |

      Jajaja, si echándose la siesta nos ha dado para este churro, no nos queremos imaginar si le hubiéramos pillado despierto XD

      Responder

Échale azúcar a este churro