Cuentos como churros

Cada día, un cuento recién hecho (cerramos festivos)
Mercedes Currás niños pobres

Los niños pobres

escrito por Sr.Churrero / ingrediente de Mercedes Currás

Con motivo de su 75º aniversario, la Sociedad de Amigos de los Niños (CFF en sus siglas en inglés) seleccionó, bajo la dirección de la doctora Hutson, dos muestras estadísticas de entre la población de infantes de los barrios marginales de Londres. Los niños tenían edades comprendidas entre los ocho y los diez años y no presentaban a primera vista taras físicas ni mentales.

A los individuos de la primera muestra se les explicó con diverso material didáctico que sus padres eran pobres, que ellos mismos eran pobres y que, si llegaban a la edad adulta, tendrían altas probabilidades de llevar una vida de mierda o acabar sus días entre rejas.

Para los individuos de la segunda muestra el mensaje fue diferente. Se les comunicó que vivían en un barrio pobre y estudiaban en un colegio de pobres, sí. Pero que sus verdaderos padres eran ricos, inteligentes, triunfadores y que, cuando por fin se hicieran adultos, cuando levantaran el vuelo y abandonasen a esas personas mediocres que se hacían pasar por sus familias, la genética y sus propios esfuerzos les llevarían a elevarse en la escala social y a triunfar en la vida.

Cumplido el periodo de la escuela obligatoria, la CFF reunió a los chicos de ambas muestras para completar el experimento. Los metió en autobuses. Los llevó a una granja escuela del Condado de Norfolk. Cada muchacho dispuso allí de unos metros de tierra, tablas, picos, azadones y la libertad de organizarse como le apeteciera. Dormían en cobertizos, cuidaban de su propio aseo, cocinaban las berzas y los nabos que ellos mismos cultivaban.

Pronto comenzaron los altercados, los incendios, las deserciones. Enseguida los disturbios degeneraron en batallas campales. La doctora Hutson no fue capaz de establecer una correlación directa entre la población de cada muestra y las listas de heridos y detenidos. Se agredían todos con todos como solo se pegan los pobres. Los que no escaparon campo a través o quedaron tullidos, fueron juzgados y acabaron sus días entre rejas, en reformatorios y prisiones de todo el país, tal y como la Sociedad de Amigos de los Niños y la misma doctora Hutson habían previsto que sucediera.

 

Sobre el ingrediente

Los que leéis con frecuencia los cuentos de esta churrería, sabéis la delgada línea que a menudo une el relato cocinado con la realidad de la fotografía que lo inspiró. Nada tiene que ver la estupenda fotografía de Mercedes Currás (tirada tras la verja de un colegio), con esta pesadilla clasista fruto de nuestras oscuras cabezas. Aún choca más cuando uno mira y admira la galería de fotos de Mercedes Currás. Daos un paseo por ella. Sus imágenes tienen la fuerza, la alegría y la elegancia de un almendro en flor.

8 Comments

  1. Kasirucita |

    Éste es el último intento,
    Casi lo siento, lo llevas dentro
    Todo lo que nunca podrás ser.
    Yo ya no soy de los vuestros, ni de los nuestros,
    Vendéis consejos que no voy a poder pagar.
    No desperdicies tu vida, mira la mía,
    Todo caídas, nadie te espera en la estación.
    Prefiero noches perdidas, radiografías de la bebida,
    Discos tirados por el salón.
    Ellos son distintos, son honrados
    Aunque no tengan para comer.
    Son los hijos de Johnny Cash,
    Van viajando con el viento.
    Hijos de Johnny Cash,
    Morirán en el intento por salir de la ciudad.
    Son los hijos de Johnny Cash,
    Van viajando con el viento y nadie les podrá parar.
    [Hijos de Johnny Cash – LA M.O.D.A.]

    Responder
    • Sr.Churrero |

      De alguna cosa una foto, de una foto un relato, de un relato unos versos, de unos versos…
      Gracias, Kasirucita.

      Responder
  2. Santiago (77 años) |

    Yo crei que era un experimento sociológico.
    Al final ni experimento, ni cuento, ni moraleja.
    ¿Que es esto?
    En el primer caso parece que se invita a los jóvenes a la desesperanza, sin porvenir y a una vida de mierda.
    Y a los segundos se les engaña, hablándoles de un futuro esperanzador, pero no por sus propios méritos sino por su origen, por su innata inteligencia, su sangre, su “casta”. ¿Su raza?.
    Amigos churreros, soy un cándido anciano de 77 años y desconozco las reglas del juego.
    Me limito a leer vuestros cuentos y dar mi parecer o a emitir juicios (casi siempre ingenuos).
    Sin entrar en mas detalles y puesto que tampoco dais una “salida” al tema del cuento; yo veo en el relato un espejo de nuestra cruel y cínica sociedad.
    Que pena.

    Responder
    • Sr.Churrero |

      Amigo, Santiago. Gracias por compartir la lectura que has hecho del cuento. No nos parece nada ingenua. Un abrazo.

      Responder
  3. Chemari |

    Cuando la pobreza entra por la puerta, el amor (y más de uno) salta por la ventana.

    Y creedme, se han hecho experimentos muchísimo más crueles. Palabra.

    Responder

Échale azúcar a este churro