Cuentos como churros

Cada día, un cuento recién hecho (cerramos festivos)
Juan Parra

Los muertos

escrito por Sr.Churrero / ingrediente de Juan Parra

Los pistoleros salen del villorrio como héroes. Durante tres días, sus habitantes los han agasajado con whisky y prostitutas y música, les han cedido las camas más mullidas, las mejores piezas de la matanza, les han cambiado las ropas costrosas de polvo y sudor por ropas nuevas y perfumadas. Les han prometido diez monedas de oro por cada cabellera apache cortada.

Ahora, los hombres del pueblo despiden a la comitiva disparando con euforia al aire, los niños corren tras los caballos, las mujeres se encogen bajo los rebozos. Juntos ven alejarse a la comitiva desde las murallas hasta que es sólo una sombra recortada en la aurora que desaparece engullida por el desierto. Queda flotando una nube de polvo que regresa lentamente a la tierra.

Entonces, los habitantes del villorrio vuelven a sus casas, lavan las sábanas, recogen los restos de los tres días de agasajo, sacan barriles llenos de las bodegas, afinan los instrumentos, cosen camisas nuevas, se preparan.

Cuando llegue otro grupo de pistoleros con la promesa de salvarles de los indios salvajes, los llevarán a la cantina y les servirán tragos, las prostitutas se sentarán en sus regazos, el alcalde les firmará con tinta una generosa recompensa. Cuando se vayan, los despedirán como héroes. Es lo mínimo que pueden hacer por los muertos.

 

Sobre el ingrediente

Los churreros hemos estado leyendo a Cormac McCarthy, lo reconocemos, y se nos ha metido hasta la cocina. Por eso, cuando Juan Parra nos envió esta fotografía desde Almería sólo pudimos hacer una cosa: llevarnos el relato al desierto, a las miserables villas de Arizona, a la lucha violenta entre colonos y nativos. Que notéis el sabor amargo, a sangre y polvo, que deja McCarthy en la boca es a lo único que aspiramos cuando le hinquéis el diente al churro de hoy.

9 Comments

  1. Kasirucita |

    Nunca sabes de qué suerte peor te ha salvado tu mala suerte
    [No es pais para viejos – Cormac McCarthy]

    Responder
  2. Ángeles |

    Escalofrío incluido y piel de gallina!

    Q bien os sienta leer a McCartthy y todo lo q os alimente para tan sublimes recetas!!!

    Responder
  3. Angela |

    Muy buenas tardes churrero!! Fantásticoooo el cuento de hoy , que bien sienta un churro aunque sea a deshoras 😉

    Responder
    • Sr.Churrero |

      El churro nunca sienta mal, nosotros a veces cenamos churro, comemos churro y desayunamos churro. Y de aperitivo…

      Responder
  4. Chemari |

    Que cabrones los del villorrio…

    El día que alguien vuelva con una cabellera cortada, el alcalde no va a saber donde meterse…

    Responder
    • Sr.Churrero |

      Pues a nosotros nos caen bien los del villorio, Chemari. Seguro que además de whisky les preparaban churros para desayunar.

      Responder
  5. Estela |

    La carretera… el polvo que se te pega en el paladar y te deja un regusto amargo… churros y escritos que no te dejan indiferente. Deliciosos y persistentes. Buenos días, churreros!

    Responder

Échale azúcar a este churro