Cuentos como churros

Cada día, un cuento recién hecho (cerramos festivos)
Clorofila19587

Hasta las trancas

escrito por Sr.Churrero / ingrediente de Jon Andoni

Sabes que estás enamorado hasta las trancas cuando ves el rostro de tu amada en todas partes, en cada paraguas abierto, en una hoja de otoño, en la espiral arrugada de un regaliz.

Sabes que estás enamorado hasta las trancas cuando el rostro de tu amada se te aparece en la ropa que da vueltas en el tambor de la lavadora: esa arruga de la camisa es la boca, ese botón es el ojo izquierdo, ahí está la expresión mojada que tu amada pone después de correrse. Las antenas parabólicas pinchan el cielo de la ciudad igual que tu amada salpimienta el sofrito. En las uñas mordidas de las camareras adivinas el abandono con el que tu amada se duerme viendo una película.

Sabes que estás enamorado hasta las trancas cuando el rostro de tu amada se superpone a cada rostro con el que tropiezas. Esa adolescente que masca chicle con desidia es igual que tu amada. Ese bebé que enciende las mejillas cuando llora es el vivo retrato de tu amada. Ese abuelo de orejas desproporcionadas es tu amada cuando se enfada porque llegas tarde a una cita. En ese hocico de yorkshire está el rostro de tu amada paseando ensimismada por Budapest.

¿Una manzana amarilla en una caja de manzanas rojas? Tu amada.

¿La espuma de las olas que se queda babeando en la arena de la playa? Tu amada.

¿Unas migas de pan sobre la mesa? Tu amada.

Camino a casa de tus padres, tropiezas con una encina que se inclina bajo el azote del viento. Y a ti te dan ganas de abrazar a la encina y consolarla y mentirle diciendo que todo irá bien, porque esa encina es tu amada.

Sabes que estás enamorado hasta las trancas en el momento en que el rostro de tu amada se reproduce también, y además, en cada gesto que tú mismo haces. Limpiarte de legañas un ojo, saludar al sol en clase de yoga, dibujar un garabato en medio de una reunión, escurrir la fregona, patear un papelito en la calle, subirte el cuello de la chaqueta cuando hace frío; en todas partes, a cada momento, tu amada, tu amada, tu amada.

Sabes que estás enamorado hasta las trancas cuando comienzas a plantearte seriamente la posibilidad de matar a tu amada, o al menos de cantarle las cuarenta, bajarle del pedestal, mandarle a freír gárgaras, hacer la maleta y huir bien lejos. No porque no la quieras, si no porque la quieres demasiado, porque ya está bien, coño, porque necesitas un descanso de sus pestañas y de sus dientes, de su rostro.

Y aún así, por muchos kilómetros que pongas de por medio, más vale que seas consciente de ello, si de verdad estás enamorado hasta las trancas, y no mucha gente consigue estarlo, seguirás viendo el rostro de tu amada en todas partes. Aunque ya nunca más vuelvas a quedar con ella. Aunque no respondas a ninguna llamada de teléfono. Aunque un día, de pronto, años después, descubras que no te acuerdas de su apellido. Harás el amor con doscientos cuerpos distintos y todos tendrán el rostro de tu amada.

Y cuando, ya mayor, rodeado de nietos, se te cierren los ojos por última vez, allí, en el centro de la oscuridad, verás el rostro de tu amada mirándote de frente, con esa arruga en el entrecejo que era una pregunta y, al mismo tiempo, era una respuesta. ¿Pero quién te mandaría a ti enamorarte hasta las trancas?

 

Sobre el ingrediente

¿Y vosotros, queridos clientes de La Churrería, os habéis enamorado alguna vez hasta las trancas? La misma pregunta nos gustaría hacerle a Jon Andoni, el autor de esa retrato otoñal que nos ha llevado de la mano hasta las obsesiones amatorias. Jon nació en el 64 en Azkoitia (Euskal Erria) y es camarero de profesión y fotógrafo por afición. También es un inconformista que no deja de experimentar con nuevas técnicas, como la nopodigigrafía. ¿Cómo decís? ¿Qué no tenéis ni idea de qué es eso? Pues no os preocupéis porque el mismo Jon os lo explica en su blog.

7 Comments

  1. Angela |

    Muy buenos días churreros!!! Estupendooo el cuento de hoy, y que prodigio este de Jon, seguro que está enamorado hasta las trancas, por que lo de la foto en la hoja es de amor del bueno 😉

    Responder
  2. Ángeles |

    Retrato de una obsesión!
    Hoy os visualizo con estética de Hitchcock. :)))

    Jon es cazador de pokemons? Voy a buscar a nigidigimón en blog de Jon 😀

    Responder
  3. Kasirucita |

    Quisiera verte y no verte
    quisiera hablarte y no hablarte
    quisiera encontrarte a solas
    y no quisiera encontrarte.

    Y la pena, que no es pena
    es que ayer penaba por verte
    y hoy peno porque te vi….

    ¡¡Ay!!
    Ni contigo ni sin ti tienen mis males remedio,
    contigo porque me matas,
    sin ti porque me muero…
    [Antonio Machado]

    Responder
  4. Chemari |

    Hasta las trancas y mas alla, que asi me va luego como me va…

    Ains qué final señores, qué final…

    Pero me queda una pregunta: Como coño se frien unas gárgaras????

    Responder

Échale azúcar a este churro