Cuentos como churros

Cada día, un cuento recién hecho (cerramos festivos)
Restaurante Saporem

Fiel transcripción de un churro colectivo (fallido) en Saporem

escrito por Sr.Churrero / ingrediente de A., G. y R.

Una mesa, cuatro copas de vino, un bolígrafo que apunta en un cuaderno.

G. es el primero en hablar:

—Vale, empieza así: «Le dio su último trago a la copa de vino blanco. Desde que se siente mayor, el vino tinto le sienta mal o al menos eso se repite a sí mismo todas las noches mientras se bebe una botella entera de blanco para olvidar».

R. no parece satisfecho:

—¿Para olvidar qué? Mejor apunta esto: «Tenía el patio lleno de cubos…».

—No, R. está de broma. De verdad, un poco de seriedad —dice G.

—Cubos vacíos que va llenando de sus recuerdos…—dice R.

A. se ríe.

—Recuerdos buenos, recuerdos malos que van pesando en su alma… —dice R.

—¿Estás de coña o eres así de malo? —dice G.

—Y tú, ¿qué? Con tu historia del alcohólico que no se asume… —dice R.— Pues eso: «Recuerdos buenos, recuerdos malos con los que va llenando sus cubos y con los que espera que, alguna vez, se encienda una luz».

G. se ríe con nerviosismo. A. mira el balcón, por encima de sus cabezas, dice:

—La chica que estaba en bragas ya no está en el balcón.

R. insiste:

—Podemos pensar algo con los cubos. Suben y bajan según la gente va metiendo cosas.

A. le apoya:

—Cubos que se van iluminando, cambiando de color según lo que pongas en ellos: esperanza, tristeza…

R. sigue:

—La gente puede ir quitándose esos pesos de encima. Y si es negro, muy negro, entonces el cubo explota y todo el mundo muere.

G. dice:

—A ver, borra todo y sigue con mi historia: «Desde aquella mañana de la que no recuerda nada salvo el despertar con un escozor en los huevos que le hizo plantearse su vacía existencia…».

R. se queja:

—Yo prefiero los cubos.

A. lo apoya:

—¡Los cubos de colores molan!

Pero G. sigue a lo suyo:

—Desde aquella mañana en que la mulata le prometió amor eterno.

A. se interesa:

—¿Qué le hizo?

R. interviene:

—Mentiras y punto.

G. lo desmiente:

—No, no, no fue eso.

R. insiste:

—Engaños y punto. Y voy a registrar la idea de los cubos.

G. le ignora y sigue:

—Maldita la hora en que él le propuso a la mulata entrar en ese juego en el que se travestía. Nunca se imaginó que de este juego podía salir perdedor…

G. hace una pausa dramática. Luego, sigue:

—Y la verdad es que yo acabaría con ese final y que la clientela se imagine lo demás.

R. zanja:

—Eso, punto final. Aunque yo me quedo con los cubos.

A.:

—Yo voy al baño.

G.:

—Camarero, la cuenta, por favor.

 

Sobre el ingrediente

A veces pasa: un churrero sale de cena con sus amigos, comenta que está cocinando un churro, le da un sorbo a la copa de vino. ¿Por qué no lo escribimos entre todos?, sugiere alguno. Todos sonríen con picardía. Risas. Qué tontería. Nah, menudo lío. Oye, ¿y por qué no? Más risas. A ver, más vino. Venga, y si el churro empieza diciendo... El boli escribe a todo correr. Risas. A veces pasa.

7 Comments

  1. Lucía |

    4 copas de vino…
    Una para G…
    otra la de R…
    la de A…
    y… la cuarta para…
    Como dice mi abuela:
    “Oye! El pensamiento es libre!”

    Responder
  2. Ángeles |

    Jajsjsjajjaja!!!

    Me equivoco si pienso q es “A” quién toma nota??? Jajajaja!!!

    Tengo un grupo de WhatsApp que se llama “Historias y más ” en el que cada participante aporta su granito de arena a una historia inventada entre todos, con mil variantes y vertientes porque se nos va… se nos va mucho!!! Jajajaj!!! Y es taaaaaaaan divertido!!!

    A seguir cenando y desayunando con creaticolegas!!!
    Buen Día Equipo!

    Responder
    • Sr.Churrero |

      jajajaja ¡Viva la locura compartida! Pero hemos de decir que quien toma notas no aparece con su inicial, es esa cuarta copa de vino silenciosa que deja que sus amigos hablen 😉

      Responder
  3. Chemari |

    Llega Cervantes a salir de cena con sus amigos, y Don Quijote termina casándose en Las Vegas.

    Si es que no teneis remedio!!

    Responder
  4. Hitos |

    Vale, yo me apunto a lo del cubo ¿a cuantos tengo derecho?¿o durante cuanto tiempo puedo dejar cosinas en el cubo?

    Responder
  5. Angela |

    Muy buenas noches churreros!!! Lo que me he podido reír con vuestro cuento a varias manos, así da gusto terminar el día 😀

    Responder

Échale azúcar a este churro