Cuentos como churros

Cada día, un cuento recién hecho (cerramos festivos)
20141119_mperdi_llueve

El diluvio

escrito por Sr.Churrero / ingrediente de Marina Perdiguero

Lleva lloviendo toda la semana. Todo el mes. Algunos dicen que lleva lloviendo todo el año, es difícil saberlo ya. Al principio, las gentes abrieron los paraguas, recogieron la ropa tendida, caminaron deprisa bajo los alerones de los tejados. Pero la lluvia se fue haciendo más fuerte, las gotas se entrecruzaron formando cadenas y ahora ya es imposible ver el cielo.

La lluvia ha empapado todas las cosas y todas las cosas comienzan a desmoronarse.

Litros de agua despintan las casas. Se ablandan las paredes, se deshacen las calles. Las carreteras se abrazan en un amasijo de color parduzco. Ríos que diluyen catedrales y tiendas de ultramarinos que arrastran los puentes. Ciudad retrato perece bajo la lluvia.

Los hombres y las mujeres están atrapados en esa desaparición, en ese borrarse, de su tierra.

Entonces agarran a sus hijos, a sus bonos del tesoro, a sus iPhones y corren en una huida desesperada del barro, de la pérdida de la forma.

Las boutiques de moda y los comedores escolares son grotescos montículos, uno junto al otro, en el borde de una carretera que ya no es más carretera, sin líneas de circulación, sin semáforos, sin coches. Las embajadas chorrean banderas que enlodan los zapatos, intentan colarse, las corbatas derretidas, por las alcantarillas, como si huyeran, como si pidieran perdón.

No hay luces y está llegando la noche. Se derrite el sol y gotean rayos de fuego sobre los pastos. Pero los pastos no arden porque, antes de surgir las llamas, el fuego se deshace, se emborrona en amarillo como la yema de un huevo caído en la calle.

Las habitantes de la ciudad forman ahora una columna apretada camino de ninguna parte. ¿Dónde huir cuando todo es nada? Se vigilan los unos a los otros y, a veces, rechinan los dientes. ¿A quién culpar de la lluvia? Alguien dice que él ya lo sabía, que fue el primero en señalar las gotas y decir: de aquí no saldrá nada bueno. La gente murmura y arrastra los pies.

Huyen las personas, y no miran dónde, solo huyen dejando atrás un fundido de todo, un todo inválido. Una nada repleta de lo que, hasta hace unos minutos, fue la vida.

 

Sobre el ingrediente

¿No se ha vuelto todo el mundo un poco majareta? Están siendo unos días extraños. Da miedo encender la televisión, dan miedo los contertulios, dan miedo las banderas, dan miedo los vecinos que hasta ayer parecían sonrientes. ¿Cómo se soluciona todo esto? Los churreros no tenemos ni idea. Lo único que sabemos es que la foto de Marina Perdiguero nos ha venido como anillo al dedo para retratar esta sensación, este hormigueo, este vértigo al mañana. Aquí os dejamos su Instagram, para que podáis limpiaros el mal sabor de boca.

28 Comments

  1. Kasirucita |

    Nube gris, riega todo el jardín,
    todo el jardín, todas las flores que no probé.
    No olvido los sueños,
    vuelvo a lo que no acabó,
    no perdí, no perdí, porque
    ser valiente no es sólo cuestión verte
    [..]
    ¡Qué termine esta función!
    [Valiente, Vestuta Morla]

    Responder
  2. Daniela |

    Dias increibles, de distopías, días tristes. Este cuento hubiera preferido no tener que leerlo.

    Responder
  3. Angela |

    Muy buenas tardes churreros!!! Brutaaaaal el cuento de hoy, solo espero que no nos desdibujemos tampoco nosotros y que estos días sean agua pasada 🙂

    Responder
  4. Ángeles |

    Estoy como vosotros… entre perpleja y aturdida. Cómo q me cuesta creerlo… por el momento he decidido que voy a sembrar Estrellas.

    Responder
  5. Chemari |

    “¿Dónde huir cuando todo es nada?”(Sr. Churrero, 6/10/2017)

    Quedaos con la frase, que es muy grande.

    Y no dejéis que nadie os derrita el fin de semana, ni la vida 😉

    Responder
  6. Lucía |

    Me encantan los churros de ésta churrería!!
    …y me encanta el azúcar que le echáis luego l@s demás!!
    Gracias
    …por recordarme que quedan muchos rinconcitos llenos de personas que sencillamente disfrutan de la vida y desean la paz, gracias con todo el corazón.

    Responder
      • Ángeles |

        Chemariiiii!!! … a ver si vuelve Lucía , Marina o algún Churrero/a y nos resuelve la duda. Lo q me ha quedado muy claro es que no sé leer!!! 😀

        Responder
        • Sr.Churrero |

          ¡Tranquilos todos! ¡Que no cunda el pánico! ¡Churreros al rescate! El cuento es churrero, la foto es de Marina, y Lucía es una lectora que nos acaba de enamorar con su agradecimiento colectivo. Vivan las cosas bonitas que pasen en la comunidad churrera.

          Responder
      • Sr.Churrero |

        ¡Tranquilos todos! ¡Que no cunda el pánico! ¡Churreros al rescate! El cuento es churrero, la foto es de Marina, y Lucía es una lectora que nos acaba de enamorar con su agradecimiento colectivo. Vivan las cosas bonitas que pasen en la comunidad churrera.

        Responder
    • Sr.Churrero |

      Gracias a ti, Lucía. Por compartir un momento con nosotros y por hacerte visible. Gracias por ser de esas personas que sencillamente disfrutan de la vida. Y gracias por agradecer. Un abrazo.

      Responder
  7. Ana Santamaría |

    Me ha encantado el churro de hoy, o mejor dicho que hoy disfruto, porque está genial tener la confianza de que aquí siempre tenéis algo para comenzar el día. Gracias.

    Responder

Échale azúcar a este churro