Cuentos como churros

Cada día, un cuento recién hecho (cerramos festivos)

Así funciona nuestra churrería

Churros frescos

el secreto de la vida

Si lo dice Chéjov

El secreto de la vida eterna está en las nalgas de una bailarina. Chéjov me lo recuerda todas las mañanas. Se aparece en el espejo del comedor y me dice: Andrés, tú fíjate bien en las nalgas de las bailarinas. Y eso es lo que hago. Los rusos entienden de estas cosas. Sobre la muerte y las bailarinas nadie sabe más que ellos. Por eso he contratado a una profesora […]Leer churro

mujeres-pequen%cc%83as-cristina-izquierdo

Mujeres pequeñas

Yo me enamoré de la mujer más pequeña del mundo. Su cuerpo entero cabía exacto entre mis dos manos ahuecadas. Parecía un pollito, parecía un pendiente, parecía un copo de nieve recién caído. Yo quería mantenerla a salvo, tan minúscula era ella y tan grande el mundo. Me la guardaba en el bolsillo de la camisa, acolchada entre pañuelos de seda. Le advertía que era mejor que se quedara allí […]Leer churro

20161105_natalia_baja

Animales salvajes

La muchacha desnuda que grita es hermosa. A Manuela le parece un animal salvaje, una leona que ha conocido la prisión de una jaula y que ahora, por fin, ha sido liberada. Manuela la observa resguardada desde detrás de una pancarta, una más entre los cuerpos que se apiñan en la plaza, hipnotizada por el cuerpo brillante de la muchacha desnuda, por los tatuajes que marcan su piel y los […]Leer churro

retrato de la desolacion

Retrato en penumbra

La lluvia golpea rítmica sobre el voladizo de un tejado metálico. La habitación está en penumbra. La luz escasa se cuela por la persiana como un colador. Un reloj despertador marca las 4:15. Intenta recordar. Traga saliva. Sabe a whisky con coca cola. Y a cerveza. Y a una caja entera de cigarrillos. El aire se le atraganta. No reconoce el sabor a humo de la almohada. Las pestañas se […]Leer churro

paco Blanco Jack Skeleton carrito compra Zas Madrid

Jack Skeleton y el carrito de la compra

Antes Sally y Jack Skeleton iban juntos al mercado con el carrito de la compra. Recorrían los puestos de verduras. Charlaban con los tenderos. Escogían las mejores calabazas. Ahora Jack sale por las mañanas con el carrito de la compra y su risa plateada. Jamás entra al mercado. Nunca compra nada. Sienta sus huesos en el banco de la plaza y espera. No sabe si lleva el carrito porque le […]Leer churro

161116_carolina_nusadua

Chuck

Ocurrió una mañana de Halloween. No había dejado de llover desde el día anterior. Los miembros de la familia —Chuck, Wanda y la pequeña Connie— estaban todos en la casa. Chuck se hallaba inclinado frente a la mesa del comedor tratando de perfilar unos ojos y una sonrisa aterradora en una calabaza enorme. Dibujó, con un rotulador, los rasgos del rostro sobre la corteza naranja. Había adquirido la calabaza unas […]Leer churro

tobogán

Tobogán

—Solo está jugando. —Sí, pero es muy pequeño para subirse ahí. —Bueno y qué, déjalo que lo intente. —No creo que pueda. —Pues mira, mira, ¿ves cómo si puede? —No me lo creo, está subiendo. —Ese es mi niño. —Y no tiene miedo. —Ellos no tienen miedo, somos nosotros. —Anda, pues ahora se ha sentado. —Estará descansando. —Lo que tú digas, pero no me gusta que esté ahí subido, tan […]Leer churro

fullsizerender

La novia del guitarrista

La novia del guitarrista se llama Raquel. Raquel trabaja en una gestoría de la calle Altamirano y la acaban de hacer fija. Los miércoles sale a las tres de la tarde, el resto de días a las siete y media. Al guitarrista, Raquel lo conoció en el grupo de teatro de la universidad, preparaban una versión moderna de La Flauta Mágica. Se hicieron novios enseguida. Ahora ninguno de los dos […]Leer churro

manos-monica-ortega

Desaparecer

Él ha insistido mucho. Yo decía que no, que qué vergüenza. Él ha insistido y yo he dicho: con una copita de vino, quizás. Hemos bebido. Ha cogido su cámara. Su voz se ha transformado: quítate la camisa, así, no del todo, ahora el sujetador, ahora las bragas, sonríe, no sonrías. Yo he sido complaciente pero ahora he cambiado de opinión. No quiero seguir, qué vergüenza. Pero él ordena: gírate un […]Leer churro

unnamed

Lactante

Una mujer amamanta a su hijo. Trata de acomodar el pezón sonrosado hasta que al fin encuentra su sitio. Plácida sonrisa en los ojos de ella, urgencia en los labios de él. Pasado un buen rato, el hijo eructa dos veces. Parece satisfecho. Aparta la mejilla del cuerpo de la madre y sacude, con el dorso de la mano, un rastro de leche que le quedó en los labios. Se pone […]Leer churro