Cuentos como churros

Cada día, un cuento recién hecho (cerramos festivos)

Así funciona nuestra churrería

Churros frescos

Maeba Martínez Olivares Adán ella paraíso nombre

Adán y ella

La mujer de la piel tostada como la madera es tan atractiva, tan encantadora, que Adán la descubre bañándose en la charca y enseguida se imagina haciendo el amor con ella. –¡Hola, Adán! –saluda ella con el brazo fuera del agua. –Hola –contesta él. Y se pregunta cómo es posible que esa mujer sepa su nombre si no se han visto nunca. Ella sale del baño desnuda. Él baja la […]Leer churro

20170214_Carlos Oses (IG)

Marchante

He de decidir si doy un puñado de florines por este cuadro. Si lo hago, no será para obtener beneficio. Quién iba a querer colgar en su salón un óleo de esta naturaleza, plagado de gruesas pinceladas, burdos trazos de pintor sin talento. Si compro el cuadro, será por prestar ayuda al autor suplicante que lo sostiene. Ese pobre loco me causa compasión. Me conmueven sus ojos disparados, su mata […]Leer churro

tortilla de patata con o sin cebolla

Y no estar loco

—Antonio, ¿tú crees que se puede querer a dos mujeres a la vez? —¿Una de las dos es mamá? —No. —¿Y mamá lo sabe? —Saber el qué. —Que no la quieres. —Antonio, mamá va aparte. Y ahora, si haces el favor, contesta a la pregunta. Es importante. —La tortilla con cebolla, siempre con cebolla. —Muchas gracias, Antonio. Le das a mis problemas otra dimensión. —¿Cuál? —Una insignificante. —Perdona, tienes razón. […]Leer churro

sinsabores

Platónico

Cuando veo a Maricarmen soy puro sesgo. Ni atribuyo ni encarezco. No enhebro. Maricarmen sabrosa me acapara la membrana. Si no fuera porque se ahueca en banda. Igual no le refluye la sangre como a un surtidor, pienso yo, igual no le cantan los mirlos. A saber. Yo me empeño y me despeño. Flechado. Así estabilizo la espera: Carnicería Maricarmen, buenas y santas, me adentro, acuso el gesto, me acodo […]Leer churro

Cafeteria Los Claveles_Emilio Perez

Cafetería Los Claveles, seis y media

Tomamos un café y él deslizó el azucarero por encima de la mesa, arrugando un poco el mantel de hule. «Ya era tiempo de que tomáramos un café», me dijo. Hablamos del tiempo, entonces. De la lluvia, del tibio sol en Levante, del frío en la zona de Zamora. Las heladas, las carreteras cortadas, las crecidas de los ríos. El invierno. Hablamos del tiempo de los telediarios, pero no de […]Leer churro

el rubencio

Espectáculo

No hubo marcha atrás: el público ya aplaudía con admiración cuando la sangre manchó la pista.  

Agustin Calenzani farolillo escalera luz balcón vecino

El farol

Vivo en un pueblo chico de fachadas encaladas. Las ventanas de mi casa dan a la calle ancha. Antes de que levantaran la biblioteca, desde mi balcón se podía ver la plaza. Justo debajo de mi balcón, sobresale un farol con su palomilla de forja. Es la única luz en todo ese tramo de la calle. Yo soy el responsable del funcionamiento del farol, de mantener sus cristales limpios, de […]Leer churro

teo vazquez fotografia

Siempre llega la noche

La noche más oscura les amenaza en la habitación de un motel de carretera. Fuera, el viento ladra. Avanza, da media vuelta, brinca, derrapa, se zambulle y gira arriba y abajo, a derecha e izquierda, en diagonal, zigzaguea y regresa. Nadie puede salvarse del viento, aunque uno se agazape tras las paredes, aunque tras las paredes, uno se agazape bajo las mantas, aunque bajo las mantas, uno se agazape bajo el pecho […]Leer churro

Babysitter

Resiliencia

Un vehículo oscuro circula despacio por la calle arbolada. Ilumina con sus faros la noche y la misma calle, salpicada de fincas y palacetes. Aparca junto a la última casa. De él descienden, entre risas, los dos ocupantes. Son los señores, que vuelven de la recepción. Ríe ella, impecable dentro de un escotado vestido azul. Ríe él, con abrigo inglés y sombrero. Avanzan por el jardín, bajo la pérgola, sorteando el parterre y la […]Leer churro

morder roca

Gran araña de fuego

Cada noche, en el valle de Teotihuacán, Gran Araña de Fuego arder sobre altar de piedra donde antepasados convertirse en dioses. Entonces, piedra sagrada dormir tranquila bajo resplandor de Gran Araña y cielo estrellado volverse claro como el día. Antes, hombres y mujeres caminar hasta valle de Teotihuacán para ver Gran Araña de Fuego. Tribus nahuas sentarse alrededor y admirar caricia de fuego sobre piedra dormida. Fuego de Gran Araña mostrar […]Leer churro