Cuentos como churros

Cada día, un cuento recién hecho (cerramos festivos)

Así funciona nuestra churrería

Churros frescos

Libertades cruzadas

Piragüismo

Una brisa agradable recorre las aguas tranquilas de la ría. Hace un día perfecto para disfrutar de la competición. El público aguarda alborozado sobre el Puente Viejo. El juez levanta la mano y, por fin, resuena en el valle el pistoletazo de salida que da comienzo a la carrera. Los piragüistas hunden al unísono sus palas en el agua. Las proas se impulsan, cogen ritmo, dibujan estelas puntiagudas sobre el […]Leer churro

elena-gomez-de-valcarcel

Lucas, el tigre

Lucas, el tigre, tiene el pelo largo y suave como los albornoces de los hoteles caros. Lucas no caza gacelas. Tampoco ruge a los turistas que le apuntan con sus prismáticos. Sus garras no son afiladas y cuando enseña sus colmillos, su boca parece un cucurucho de palomitas blancas. No es un tigre como los demás, Lucas, y eso le entristece. Lucas tiene por vecinas a unas leonas a las […]Leer churro

20150118_Rocío González_manos de piedra

Un cuento gótico

Era un día despejado de mitad de abril, un día tan luminoso como lo son solo aquellos que vienen precedidos por una noche de lluvia. El señor Allister, ajeno a la llegada del buen tiempo, llamaba la atención por su indumentaria. Parecía el padrino en una boda: traje oscuro y sombrero, zapatos negros con hebilla de metal a un lado. Llevaba, debajo del brazo, el periódico del día abierto por la […]Leer churro

Ya se vera_Juan Carlos Carnerero

Ya se verá

No corre ni miaja de viento. Y aún así, el padre coge al niño y lo levanta bien alto. Al fondo, el sol se pone en el mar y todo adopta un color como de yema de huevo. El momento es perfecto. El padre sostiene al niño y dice: —Vuela. Eso le dice el padre al niño. Y lo eleva tan alto como dan de sí sus brazos. El niño, […]Leer churro

la rosa_laura caballero 12.23.10 a. m.

La rosa

A la niña la sujetaron entre tres. Su madre le decía: «no te va a doler». Pero era mentira. El dolor como una abeja furiosa aguijoneando la carne. Dulce carne de niña. A los gritos de ella, volaron pájaros. Por los agujeros que el óxido había abierto en el tejado de chapa, la niña vio plumas azules, y luego el sol amarillo como un limón. Lima, limón, nunca recuerda cuál […]Leer churro

tus labios

Tus labios, tus labios

A juzgar por tus inocentes comentarios, ahora mismo sobre nosotros debe de extenderse un cielo repletito de estrellas, pero yo lo único que veo son tus labios, sí, sí, tus labios que, por otra parte, no paran de moverse porque tu discurso parece no acabar nunca: que si la galaxia de Andrómeda por aquí, que si el cinturón de Orión por allá, que si, mira, mira, aquella que brilla tanto […]Leer churro

cabo-de-gata-churros

Una tierra árida sin césped

El viejo pasea por la playa con un palo de golf en la mano. Lleva también un sombrero para protegerse, unas gafas de sol pasadas de moda, la camisa abierta para ahuyentar el calor. El palo de golf es un hierro 8, un palo para golpear la bola lejos y con altura, un palo con mucho loft. El viejo pasea por la playa y arrastra un poco los pies por la arena. […]Leer churro

genio lémures lémur lechuza pintor grabado

El genio de los lémures

Dos días después del último sablazo a un conocido para pagar la habitación donde malvive, el pintor sueña con una lechuza de ojos enormes como rosquillas. En el sueño la lechuza le mira sin pestañear, como si le echara algo en cara. El pintor se despierta del sueño muy agitado. Piensa que la lechuza es una señal. Sin quitarse el pantalón del pijama, llama por teléfono a su exmujer para […]Leer churro

anselmo gómez carrión

Blanca

Lo recomienda el noventa y nueve por ciento de los lectores a los que les gustó Seda, de Baricco. Sea quien sea ese tal Baricco, pienso, un noventa y nueve por ciento es una cifra demasiado grande como para pasarla por alto. ¿Nueve euros dice usted?, pregunto al librero mientras amontono las monedas una a una sobre el mostrador. Noto cómo se me despierta una sonrisa cuando corro a reunirme con […]Leer churro

Depresion endogena leve_Clara Colino

Depresión endógena leve

No es, escúchenme bien, no es un problema físico. Lo físico corresponde a lo anatómico, a lo palpable, a lo que se puede poner encima de una mesa y hurgarse con un bisturí y dividirse en capas y subcapas y sobrecapas y descomponerse en células igualitas de idéntico núcleo y tinción y tiempo de apoptosis. Apoptosis: la muerte celular programada, el suicidio de la célula por el bien del órgano. […]Leer churro