Cuentos como churros

Cada día, un cuento recién hecho (cerramos festivos)

Así funciona nuestra churrería

Churros frescos

IMG_2387

Trabajo, trabajo, trabajo

«Este mundo es un lugar de negocios. ¡Qué ruido infinito! Me despierto casi todas las noches con el mecánico jadeo de la locomotora. Interrumpe mis sueños. No hay Sabbath. Sería glorioso ver a la raza humana en calma por una vez. No hay nada excepto trabajo, trabajo, trabajo.» Henry David Thoreau pronunció estas líneas en 1854. Hoy, La Churrería las hace suyas para celebrar que algunos de nosotros –y de […]Leer churro

ac-image_redux

Último episodio

En el último episodio de Boreal Everglades, la pequeña Suzy avanza, acompañada de su gato, hacia el ventanal. Descorre la cortina y da un paso definitivo. Va a asomarse a la terraza. Es la primera vez que se aventura en ese luminoso rincón. Después de tres temporadas de penumbra y encierro entre cuatro paredes, después de veintisiete capítulos, más de treinta y seis horas de emisión sin cortes comerciales, los […]Leer churro

Vivo en el desierto_Imanol Pacheco2

Vivir en el desierto

Los frigoríficos se estropean a la vez y toda la carne se pudre. El olor a gusanos, a muerte vieja, marea a las muchachas. No hay modo de arreglar el desperfecto, solo mirar cómo el agua sucia se extiende por debajo de las puertas como un charco de orina. Y así, el calor, el bochorno de los tenderetes de plástico, convierte el tiempo en un caracol gordo, perezoso, en un […]Leer churro

La ITV_Angeles Pizarro

La ITV

Concha y Tomás llevan casados cuarenta y dos años. Tienen la piel ceniza y las venitas que rodean la nariz más rojas que cuando eran jóvenes. Ayer se les rompió el coche. Era un coche viejo, un Renault rojo que compraron para hacer recados y salir de vacaciones, a la playa, una semana en verano. Ellos viven en Tudela, Navarra, cerca de la estación de tren, en una rotonda que […]Leer churro

pellejo

El episodio del buitre

En la foto deberíamos aparecer los tres, todavía siendo unos críos, junto al cadáver de un buitre. Velasco, que era el más alto, sujetaría el ala izquierda del animal con una sola mano, como si fuera la muleta de un torero; Uge, en el otro extremo de la foto, sostendría el ala derecha, y también se asemejaría a un torero, pero esta vez resguardado tras un capote; y yo debería aparecer […]Leer churro

Vanessa Gallanti

El señor (II)

IV El señorito sujeta el tenedor con fuerza. No tiene hambre pero aún así lo sujeta, lo acerca al plato de judías verdes que humean, fibrosas y húmedas. Lo deja ahí, suspendido, como si quisiera ganar tiempo. Al otro lado de la larga mesa de caoba, está la señora: pincha una judía, se la lleva a la boca, mastica con la boca bien cerrada y cuando ha tragado, pincha otra. […]Leer churro

Paca Palacios natalidad botellas mujeres

Natalidad

Las mujeres de mi pueblo se reúnen una vez al año para acordar los hijos que traerán al mundo. Suelen celebrarlo en verano, después de la siega. Toman el claustro de la iglesia y allí se encierran un fin de semana. De viernes a domingo las mujeres de mi pueblo miran el cielo, debaten sobre las cosechas, bailan, beben, festejan, hacen planes de futuro para el año que entra. Juntas […]Leer churro

cuento novios

Novios

Mi novio me dice que tengo los pies demasiado grandes, que los nudillos de mis manos son demasiado gruesos, que mis cejas son demasiado finas, que los lunares de mi cara están muy lejos de mis labios, que mis dientes están demasiado torcidos, que mi voz es demasiado grave, que mis lágrimas son demasiado saladas. Ha contado, mi novio, hasta siete estrías nuevas, justo debajo de mis nalgas. Yo le […]Leer churro

20170611_Vaidotas_3

Boris

A Boris Prigoda-Karpetinov lo que de verdad le gusta es el café con leche en taza grande. Calentito, aromatizado con una barra de canela. Se afana en buscar canela de la mejor calidad. Acude al mercado temprano. Dice esta y luego se desdice y elige aquella. Las sopesa, las huele, las lame. El vendedor que lleva el puesto de especias y variantes se desespera, pero no osa quejarse. Cómo iba […]Leer churro

Arriba, mas arriba_Lele Saa

Arriba, más arriba

El abuelo se murió y la abuela aprendió a volar. Eso es lo que pasó. ¿Tuvo algo que ver una cosa con la otra? Imposible asegurarlo con certeza. Es verdad que el abuelo tenía sus defectos, eso lo pensamos todos, pero sarna con gusto no pica, eso decía siempre la tía Cecilia. Lo único que podemos hacer nosotros es atar cabos sueltos, malmeter, tirar de algún recuerdo borroso: una tetera […]Leer churro