Cuentos como churros

Cada día, un cuento recién hecho (cerramos festivos)

Así funciona nuestra churrería

Churros frescos

Oscar Penelo

Para saber si estás enamorada de tu casera

Si por la mañana, al poco de salir de casa, se desatan los cordones de tus zapatos, te agachas en mitad del parque, te los atas bien atados y, cuando está todo resuelto y emprendes de nuevo el camino, te cruzas con tu casera a la altura del estanque de los patos, la miras, te mira, y todo lo que ella dice, después de meses sin veros, es que llevas […]Leer churro

Vida de un librero aplicado

Vida de un librero aplicado

La librería lleva cerrada mucho tiempo (como mínimo varios meses, años quizá) y nadie (ningún vecino, ningún bibliófilo aficionado) ha mostrado interés alguno por los volúmenes que amarillean en las estanterías. Tampoco nadie ha preguntado nunca por el destino del señor librero. Si preguntásemos a los vecinos del barrio (aunque no lo haremos, pues no hemos venido aquí a cotillear), sin duda nos dirían que el librero era un hombre […]Leer churro

Como explicar el arte_Moises Menendez

Cómo explicar el arte

Mi hija se mira las manos embadurnadas de pintura y nosotros, sus progenitores, contenemos la respiración. ¿Qué sucederá? ¿Qué camino se dispondrá a escoger nuestro pequeño churumbel? Mi hija extiende un dedo regordete manchado de amarillo y lo apoya en el lienzo. Es un instante crucial, que puede marcar su vida para siempre. Mi mujer y yo somos conscientes de ello. Los padres sabemos esas cosas: hay segundos que se extienden por […]Leer churro

estamos de puente

Estamos de puente

Hoy no hay churro. Hoy estamos de puente. Hoy aprovechamos para recuperar fuerzas, para contar las hojas de los árboles, para aprender a rellenar gnochis, para quedar a tomar un vermú, para barnizar las sillas de la cocina, para practicar un pase de swing que se nos resiste, para hacer barquitos de papel, para fumarnos un canutillo mientras vemos una peli vieja, en definitiva: hoy lo único que vamos a hacer es […]Leer churro

20161007_gonzalo montoto

Pura vida

Serían las cuatro de la tarde en Puerto Viejo. Yo esperaba el autobús al resguardo de un cobertizo hecho con tablas de madera, sentado en un tronco que alguien debió de dejar allí. En aquel país la mitad de las cosas parecían improvisadas. Una señora de mediana edad se me acercó lentamente desde el otro lado de la calle, pero en lugar de sentarse a mi lado, se quedó de […]Leer churro

Juanma Copano indio descalzo

Igual que un indio descalzo

Igual que un indio descalzo se cuela de noche en tu rancho mientras duermes, se pasea furtivo por tus propiedades, desde el almacén hasta el lavadero, y en el establo encuentra a tu caballo, se encapricha con él, lo acaricia, por detrás de las orejas y bajo las crines lo acaricia, lo ensilla, huye de tus tierras al galope y, a la mañana siguiente, cuando aún no es de día, […]Leer churro

20141119_mperdi_llueve

El diluvio

Lleva lloviendo toda la semana. Todo el mes. Algunos dicen que lleva lloviendo todo el año, es difícil saberlo ya. Al principio, las gentes abrieron los paraguas, recogieron la ropa tendida, caminaron deprisa bajo los alerones de los tejados. Pero la lluvia se fue haciendo más fuerte, las gotas se entrecruzaron formando cadenas y ahora ya es imposible ver el cielo. La lluvia ha empapado todas las cosas y todas […]Leer churro

Las musas y la novia fea_Arantxa Aesebe

Las musas y la novia fea

La novia del poeta no es guapa. No solo eso, es que es fea. Innegablemente fea. No con una fealdad novedosa, no: es fea a retales. La nariz, por ejemplo, sobraba de algún pájaro exótico. El poeta ha entendido, por fin, la razón de que los poemas le queden tan secos, tan siesos, tan sosos, tan de cuello almidonado. Su novia es fea. Y punto. Su novia es encantadora. Habla […]Leer churro

losaviones

Aviones de papel

Hubo un tiempo en el que mi padre y yo íbamos juntos a ver los aviones. Yo le preguntaba cómo era posible que algo tan grande y pesado pudiera volar igual que los pájaros, pero mi padre no sabía nada de aeronáutica, y yo no sabía nada de la vida. Quizá, por eso, todas las preguntas siempre se quedaban sin respuesta. No obstante, volvimos al aeropuerto una y otra vez, sin […]Leer churro

Francisco Molina Electricista

El hombre del seguro

Un hombre vino a mi casa a cambiarme una bombilla. Se había fundido el farol del recibidor y llamé al seguro para que vinieran a arreglarlo. Nada más entrar por la puerta, el hombre ya quería marcharse. Pero a mí me daba apuro que se quedara en el recibidor y no pasara a conocer la casa. —¿Quiere que le traiga una cerveza? —No se moleste, señora. Esto es cosa de […]Leer churro