Cuentos como churros

Cada día, un cuento recién hecho (cerramos festivos)

Así funciona nuestra churrería

Churros frescos

cn-fotoconcurso1redux

Pasajero acostumbrado

Matías Caneja Vargas es un hombre de costumbres. Toma todos los días, de lunes a viernes, el tren de las 7:38 a Palma. Lleva lectura, la novela de turno, y un café americano servido en vaso de plástico que compra cada mañana en la cantina de la estación. También lleva música en los oídos. Matías se enchufa a los temas italianos de siempre, tres o cuatro canciones que él va […]Leer churro

pretérito imperfecto

Una galaxia en mitad del páramo

El hombre marchaba con hombros lacios hacia la laguna. Con la mirada a ras de suelo, sus pies se encapricharon de las piedrecitas del camino. Las pateaba con la fuerza de un niño bajito. Por cada imagen que exprimían sus recuerdos, daba un puntapié certero del que luego brotaba una nubecita de polvo, una galaxia en mitad del páramo. El hombre marchaba solo, como cada domingo, sosteniendo sobre el hombro una […]Leer churro

libertad-churrera

Libertad, coño, libertad

Queridos lectores: Lo que viene a continuación es un fiel relato de lo vivido en la Churrería los últimos meses. Por favor, léanlo en voz baja, con un murmullo de iglesia, con pena, con recogimiento. Gracias. El veinte de noviembre del año pasado uno de los churreros amagó con quitarse la vida. Empleó uno de los cuchillos del obrador. Para nosotros fue un duro golpe. Por suerte, el churrero fracasó. […]Leer churro

lklklkl

¿Es perjudicial después de todo mi vecino?

¿Hasta cuándo voy a tener que aguantarlo? ¿Es que este hombre no tiene otra cosa mejor que hacer? ¿Y por qué a veces se lleva la mano a la oreja como si hablara con alguien por un pinganillo? ¿Acaso no tiene una esposa? ¿No es cierto que tiene un hijo que parece un oso? ¿Por qué no se queda en casa acariciándole el lomo en vez de seguirme a todas […]Leer churro

20161206_lais L

Un cuento sobre gatos

Nuestro gato Lustro no se acostumbra al nuevo apartamento en la ciudad. Se esconde detrás del retrete, maúlla sin parar. Mario y yo nos miramos con el corazón en un puño y luego le miramos a él, sentados los dos en el borde de la bañera, en un equilibrio ridículo. Casi no cabemos los dos juntos, nuestras caderas se estorban. No lo decimos pero los dos pensamos en lo feliz […]Leer churro

Isabel Delgado Trompetista trompeta jazz músicos ritmo turno contrabajo batería

El turno del trompetista

En la sala de jazz suenan los últimos acordes del contrabajo. La banda aguarda, escucha la finura del compañero, sigue el ritmo y cabecea al unísono como si un hilo de bramante uniera las caderas de cada miembro del grupo. Le basta un gesto al trompetista para comunicar a sus compañeros que, después de Richard, entra él. Todo bien. El trompetista imagina las notas del contrabajo mezcladas con las suyas […]Leer churro

20170303-María Gómez

La mujer del faraón

Desde que brotó esa pirámide en el jardín, José Miguel no parece el mismo hombre. Sale medio desnudo a pasear por las zonas comunes de la urbanización, la piel cubierta de pan de oro, sin importarle lo que opinen los vecinos. Ya no se ducha a toda prisa como hacía antes: chorreón de agua tibia, esponja y gel. Se dedica todo el tiempo del mundo, más de una hora a la […]Leer churro

soñar con camellos

Perspectiva

Cuenta que cada noche, mientras dormía, se le aparecían los camellos. De uno en uno, cadentes, extraños, cuenta que los camellos se movían despacito por el camino que desfilaba frente a su casa. Cuenta también que dejó de dormir. Los camellos, tan peluditos ellos, tan armoniosos, le daban miedo. Siempre despertaba del sueño sin tiempo de averiguar si aquel ejército de fieras se dirigía hacia su casa o salía de […]Leer churro

princesa

La pena de ser un sapo

La pena de ser un sapo y no un príncipe es la perspectiva. Porque antes, acuérdate, era tan alto como tú, y solo me fijaba en tus labios y en tus ojos y en si te habías puesto o no tu corona de princesa. Pero eso era antes, claro, cuando éramos felices y todo nos sucedía a la misma a altura, sobre el mismo plano horizontal. Ahora, en cambio, desde […]Leer churro

Iván Casuso

Desternillante

El payaso pide menú del día y, de postre, arroz con leche. Lleva la cara pintada de blanco, la sonrisa roja y rebosante, en un ojo un rombo, en el otro una estrella, traje parcheado de colores, peluca verde chillón, nariz postiza como un semáforo en ámbar. En el restaurante nadie le dedica siquiera una mirada. El payaso come solo en un rincón, en silencio. Se mancha la corbata de […]Leer churro